El hombre que reestructuró la inteligencia

Ya como Ministro para el Interior, avanzó en la reestructuración de la policía científica, el Cicpc, aunque no podría decirse que cumplió su cometido de cambios al frente de esta institución

El hombre que reestructuró la inteligenciaCrédito: Fernando Llano / AP
Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela) – El caraqueño Miguel Rodríguez Torres (21 de enero de 1964) tiene entre sus virtudes, y según él mismo ha dicho en alguna ocasión, la lealtad.

Pero la constancia podría ser otra, aunque en ocasiones pueda ser vista como un defecto al confundirse con testarudez.

Esa constancia -o testarudez- lo mantuvo como militar activo tras pasar dos años y un mes en prisión por participar en el golpe de Estado del 4 de febrero de 1992 contra el entonces presidente adeco Carlos Andrés Pérez.

En aquella ocasión fue responsable de llevar el Batallón José Leonardo Chirinos a la Casona, la residencia del Ejecutivo. En esa refriega fallecieron 4 funcionarios policiales, muertes por las cuales de alguna forma u otra se le acusó.

Participó en el golpe y regresó al ejército como militar activo. Esto le llevó varias veces a la cárcel más adelante, en medio de averiguaciones y acusaciones de estar inmersos en nuevos complots, según él mismo revelaría más adelante.

CHÁVEZ LO LLAMA A TRABAJAR A SU LADO

Tras el triunfo electoral de Hugo Chávez en 1998, Rodríguez Torres es preparado en materia de inteligencia y enviado a la antigua Disip, que dirigía Jesús Urdaneta Hernández. En 2002, y después de los sucesos de abril en los que Hugo Chávez fue depuesto por 48 horas, el propio Presidente le pide que asuma la dirección de la policía de inteligencia.

Se encontró con un desastroso cuadro de insubordinación y renuncia masiva de los jefes de la Disip, y aprovecha el momento para reestructurar el cuerpo.

EL SONADO CASO DAKTARI

Pero ese no fue el momento más duro: enfrentó el paro petrolero, el ataque con bombas a la Embajada de España y al Consulado de Colombia y el sonado caso Daktari, por el que fueron condenados a prisión 3 militares venezolanos y 27 paramilitares quienes, presuntamente, atentarían contra la vida de Hugo Chávez.

En este período mantuvo un perfil bajo, propio de un jefe de seguridad. En 2010 llevó la reestructuración de la Disip un paso más adelante, con lo que adquirió incluso un nuevo nombre: Sebin.

Ya como Ministro para el Interior, avanzó en la reestructuración de la policía científica, el Cicpc, aunque no podría decirse que cumplió su cometido de cambios al frente de esta institución.

ENFRENTA LAS “GUARIMBAS”

En esta etapa adquirió un perfil más mediático, y le tocó enfrentar las llamadas “guarimbas” de 2014, por las cuales aparecía regularmente en televisión explicando las acciones policiales o detallando lo que siempre pareció un parte de guerra.

Fue el responsable de la activación de planes de seguridad que fueron ampliamente criticados, aunque no detuvo se aplicación: cuadrantes, zonas de paz y desarme, que en vista de los actuales índices delictivos pueden calificarse como fracasos.

SU SALIDA DE MIN-INTERIOR

Salió del Ministerio del Interior en octubre de 2014, después de una polémica actuación del Cicpc contra miembros de un colectivo a los que se acusaba de extorsión, robo y secuestro, y en el que murió el líder de ese grupo.

Hoy ha vuelto a impartir clases en la Academia Militar de Venezuela, y, de momento, no aspirará a la Presidencia de la República, a pesar de los reportes de medios chavistas como Noticias24 y Últimas Noticias.

Categoría: Venezuela | Claves: Miguel Rodríguez Torres