El libre comercio en EEUU es positivo, pero debe ser “justo”

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium).- El abogado finaciero y ex representante de EE.UU. ante el BID Gustavo Arnavat, conversó con Sumarium Radio sobre el estado actual de la economía estadounidense a raíz del último informe sobre empleos del viernes 4 de noviembre, el último publicado antes de las cruciales elecciones del martes 8 de noviembre.

Para Arnavat efectivamente el último informe de trabajos en EE.UU. evidencia que se crearon más de 160 mil empleos, lo cual representa otro mes de muchos meses seguidos en los cuales se han creado empleos en el sector privado, mientras que el desempleo bajo a 4.9%. Sin embargo, reconoció que si hay mucha ansiedad entre los norteamericanos por la economía, pues sienten la presión de la competencia extranjera y temen que vuelvan los días malos del 2008 y 2009 donde se perdieron una gran cantidad de trabajos, y solo en enero de 2009 se perdieron mas de 800 mil trabajos. Considera que el proceso de recuperación ha sido complejo, pero también asegura que el Presidente Obama ha trabajado con ahínco para recuperar la economía pese a haber tenido que hacerlo con un congreso obstruccionista que le ha puesto muchos impedimentos a su agenda económica. No obstante, expresa Arnavat, la economía estadounidense si ha crecido y esto se evidencia mucho más cuando se le compara con las economías europeas.

Para Arnavat en EE.UU. hay mas de 300 millones de habitantes, muchos de ellos muy educados y calificados, de manera que en ese país el problema no es tener idea de las soluciones, sino que el problema central ha estado en Washington, en particular en el Congreso, donde han habido numerosos obstáculos por parte sobre todo del partido republicano para bloquear la agenda del presidente Obama. De manera que muchos esperan que sea quien sea el Presidente, esa fiebre obstruccionista del Congreso de acabe para poder trabajar con el ejecutivo en la solución de problemas. Sin embargo reconoció aspectos positivos para el bolsillo de los estadounidenses del estado actual de la economía, como por ejemplo el precio de la gasolina, que está sustancialmente más bajo en comparación a lo que se pagaba hace un par de años. También senaló como positivo el nivel de general de inflación, que está muy bajo pues no llega al 2 por ciento, lo cual es algo que da confianza a las personas para invertir y programar sus compras.

Respecto al desempleo recordó que las fórmulas que se utilizan para medir el desempleo son las mismas desde hace años, de manera que si reflejan la realidad de un desempleo de 4.9%. Reconoce, no obstante, que puede hacerse más para generar empleos, y que esa ha sido una meta de la administración Obama por ejemplo mediante la creación de empleos en el área de infraestructura, lo cual no ha sido posible en buena medida por la parálisis en Washington pues requiere de la aprobación de fondos federales para cooperar con los estados en esa área.

En relación al espinoso tema de la inmigración, expresó que cuando la economía está creciendo y robusta la gente se preocupa mucho menos por su futuro y le imputa menos culpa a los inmigrantes. Explica Arnavat que en cualquier país cuando hay ansiedad económica se culpa a los extranjeros, en particular a los que lucen diferentes por razones étnicas, a quienes se les culpa de robar empleos a los nacionales, tal como está ocurriendo con los hispanos en esta campaña electoral. Y esto ocurre, asegura el abogado Arnavat, pese a que no es cierto que los inmigrantes estén quitando empleos, pues ellos generalmente hacer labores que los nacionales del país no quieren hacer.

Finalmente, respecto al libre comercio expresó que está comprobado que el libre comercio es positivo para las economías involucradas, pero que ese comercio debe ser justo y la “cancha de juego” debe ser nivelada de manera que los trabajadores de EE.UU. puedan producir a un costo favorable para sus bolsillos y por tanto para la economía del país, sin embargo la solución a este búsqueda de comercio libre y justo claramente no está en la construcción de murallas o parando el comercio con otros países.