El loop de la TV venezolana

Una vez famosa por sus éxitos de venta en el extranjero, la TV venezolana ha caído en un declive de producción que, como es obvio, ha afectado la exportación.

El loop de la TV venezolanaUna imagen promocional de la telenovela Vágame Dios, que Venevisión produjo en 2011 y repitió este 2015. Créditos: VV
Publicada por: el RonGonzalezc@gmail.com @RonCcs

(Caracas, Venezuela) – Alguna vez exportadora de dramáticos, la TV venezolana ha entrado en un complejo loop que ha llenado la pantalla de dramáticos repetidos y abolla aquella fama de éxito que tuvo la industria.

El paso más reciente hacia este declive lo dio este lunes Venevisión (VV), que anunció que la telenovela Natalia del Mar, que transmitió en 2011, entraría en la parrilla para “refrescar” la programación en el horario de las 2 de la tarde y sustituir a otro dramático que se hizo en 2011 y que volvió a repetirse: Válgame Dios.

“Natalia del Mar es la hermosa historia de una muchacha que tiene que luchar por recuperar la felicidad que dos familias en guerra le arrebataron”, dice VV en una nota colgada en su sitio web.

Estuvo demás la explicación, porque los venezolanos lo saben puesto que ya vieron la novela. Pero no todo es malo en VV, que estrena novela en el horario nocturno con “Amor secreto”.

No obstante, y en lo que es la continuación de la tendencia de la TV venezolana, Amor secreto no es una historia nueva, sino un remake: la misma VV la produjo en 1.990 bajo el título “Inés Duarte, secretaria”, con Amanda Gutiérrez y Víctor Cámara en roles protagónicos.


Hoy Amanda Gutiérrez está más preocupada por el activismo político y estará en Piel Salvaje, que hace Rctv para Televén y que se estrenará este año, y Víctor Cámara forma parte del cast de “Guerreras y Centauros” de Tves.


LAS VIEJAS NOVELAS DE TELEVÉN

Créditos: telenovelynet / Youtube

Créditos: Edidin / Youtube

El caso de Televén no es distinto. Televisa dos novelas, Carita pintada por las tardes y La mujer de Judas por la noche.

Ambas son reposiciones.

Carita pintada la produjo Rctv en 1.999 y está protagonizada por Catherine Correia y Simón Pestana. Además aparecen histriones como Hilda Abrahamz, Elluz Peraza, Javier Vidal, Alba Roversi o Marlene de Andrade, esta última hoy dedicada a la animación en el programa Tves en la mañana.

La mujer de Judas tiene menos arrugas: es de 2002, y también la produjo Rctv. Como todo dramático de Martín Hahn, La mujer de Judas está llena de asesinos y misterios, y es muy diferente de las tradicionales producciones rosas en Venezuela.

LA ESCASA PRODUCCIÓN DE TVES

Si bien inició transmisiones el 28 de mayo de 2007, cuando por la no renovación de la concesión se apagó la señal de Rctv, la Televisora Venezolana Social (Tves) arrancó formalmente en diciembre de 2006, justo cuando el entonces presidente Hugo Chávez anunció que quitaría el espectro radioeléctrico al canal de Quinta Crespo.

No obstante, en su primer año no produjo (casi) nada y no fue hasta 2008 que entregó su primer dramático con sello propio, llamado “Caramelo e` chocolate”, que versa sobre las diferencias de clase y el (endo)racismo.

En 2011, y con la participación de la productora Quimera Visión, una novela que combinó el drama y la comedia, Hotel de locura, entró en parrilla. En este 2015 Tves estrenó por todo lo alto el polémico seriado de época llamado “Guerreras y Centauros”, cuya historia se dijo en principio que había sido plagiada, lo que provocó que se aplazara su estreno.

SE ACABÓ LA EXPORTACIÓN

Después de éxitos como “Abigail” o “Topacio”, que aún viven en el recuerdo de muchos europeos e incluso es muy probable que sigan transmitiéndose, las producciones venezolanas adquirieron un barniz de ser súper ventas.

Pero ahora la exportación de dramáticos se ha detenido. Se puede aducir sencillamente a la falta de producción, pero el tema es más complejo. A grosso modo se puede explicar así: la crisis económica afectó a los anunciantes y los recursos se hicieron escasos para las televisoras. La consecuencia fue la merma en la producción.

Y todo esto a pesar de que las telenovelas constituían un punto de apoyo para la economía.

Para 1.992 un estudio de la Iesa cifraba en al menos 40 millones de dólares las ganancias de las televisoras por exportación de dramáticos, lo cual equiparaba a la industria televisiva “con las exportaciones tradicionales mejor consideradas” fuera del petróleo.

Al menos 38 países conocieron producciones venezolanas. Para ello Rctv fundó Coral Pictures y VV su canal internacional. Ambas empresas fueron radicadas en Florida, Estados Unidos, generando inmensas ganancias.

LA RAÍZ, EL PETRÓLEO

La TV no escapó al rentismo de la economía venezolana. Los primeros dramáticos de éxito en la década de 1980 contaron con recursos que produjo Pdvsa. A las televisoras le llegaron dólares a través del Régimen de Cambio Diferencial (Recadi, el Cadivi de la época), pero los recursos por las ventas se quedaban en las filiales extranjeras tras la exportación.

Parece que el cierre del flujo de divisas también ha afectado a esta industria en Venezuela.

Categoría: Venezuela | Claves: TV venezolana