El matrimonio entre Vargas Llosa y Preysler se ve lejano

La mejor parte llega cuando cuenta cómo empezó a intimar con el premio Nobel y afirma que ella no ha sido la tercera en discordia de nada.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

Vargas Llosa y Preysler bailando en una fiesta en Lisboa. Crédito: ¡HOLA!

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium).- La ley peruana establece que para que haya un divorcio, deben estar de acuerdo ambas partes involucradas. Justamente eso es lo que le preocupa al escritor Mario Vargas Llosa, de 79 años de edad, quien tiene una relación abierta con la madre de Enrique Iglesias, Isabel Preysler, de 64 años, y con quien, dicen sus allegados, quiere casarse.

Según confirman a Vanitatis fuentes del entorno del escritor, no hay contacto de ningún tipo con Patricia Llosa, su exmujer. Ni verbal ni epistolar. “Mario tiene (casi) 80 años y no quiere perder el tiempo, pero lo tiene difícil, la cosa va para largo. Patricia se lo va a tomar con tranquilidad. Ese litigio puede durar de cuatro a seis años como mínimo”, explican fuentes cercanas al todavía matrimonio, que aseguran que por ahora no se ha iniciado ningún trámite.

El matrimonio del nobel se realizó en régimen de gananciales porque hace 50 años no había nada que repartir, pero ahora hay mucho. El patrimonio inmobiliario constituido por las casas de París, Nueva York, Lima y Madrid está controlado por Patricia. Las cuentas corrientes también y hasta la fundación.

“NO HE DESTROZADO NINGÚN MATRIMONIO”

Isabel Preysler se confiesa desbordada con el interés mediático suscitado por su relación sentimental con el escritor Mario Vargas Llosa.

A pesar de estar acostumbrada al asedio cotidiano de los flashes, admite que esta vez es más de lo normal, algo que le ha pillado por sorpresa y que ha compartido con la periodista de El Mundo, Pilar Eyre.

Pero la mejor parte llega cuando cuenta cómo empezó a intimar con el premio Nobel y afirma que ella no ha sido la tercera en discordia de nada.

“Nos caíamos bien pero los dos estábamos casados… Después murió Miguel (su expareja), Mario se separó de Patricia, me llamó, fuimos a comer al Eurobuilding, subí a ver su apartamento y empezamos así, como una cosa natural”, relata.

Y subraya contundente: “Yo no he destrozado ningún matrimonio, porque el suyo ya estaba roto desde hacía tiempo”. ¿Y entonces por qué la famosa celebración de su 50 aniversario de boda en Nueva York? “Patricia ya sabía que estaba conmigo, se lo pidió y él fue por los nietos”, sostuvo.

Remata Preysler para que quede bien claro: “Sólo voy a seguir con mis compromisos publicitarios, no necesito comerciar con mi vida privada, ni siquiera me fijo en el dinero de los hombres con los que voy, que siempre han sido más pobres que yo”.

Categoría: Mundo | Claves: Isabel Preysler Mario Vargas Llosa