eltelegrafo

El matrimonio gay en EE.UU., una conquista civil y democrática

No será fácil comprender esta nueva realidad porque la estructura machista de las sociedades, con sus efectos homofóbicos, está muy arraigada.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Editorial El Telégrafo). El primero en celebrarlo fue Barack Obama. Señaló que la decisión de la Corte Suprema era un gran paso en la marcha hacia la igualdad. La votación fue de 5 contra 4 y la reacción más conservadora no se hizo esperar. Hoy hay un festejo muy sentido, pero a la vez una disputa ‘ideológica’ intensa.

Lo de fondo es que la lucha de los homosexuales en EE.UU., desde la década del sesenta, ha dado resultados. No ha sido fácil y en el camino no solo hay muertos y heridos, literalmente, sino una enorme discusión que va más allá del nivel religioso al que lo han querido colocar algunos sectores.

La decisión de la Corte Suprema (en el país con más avances y tensiones en el terreno de los derechos civiles) coloca a la legalización del matrimonio gay en una dimensión planetaria para verificar si esta situación se multiplica en otras naciones.

Es un hito y una revolución histórica. No será fácil comprender esta nueva realidad porque la estructura machista de las sociedades, con sus efectos homofóbicos, está muy arraigada. Por lo pronto, se hace justicia con millones de seres humanos excluidos de muchos derechos.

Categoría: Opinión