La “gran” obra inconclusa de dos gobiernos

“Pueblos de Guarenas y Guatire, se los juro, en el año 2016 van a tener su servicio de tren y de allí vamos a Caracas”, esa fue la promesa del presidente Nicolás Maduro.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium).- En la congestionada ciudad de Caracas a diario transitan cientos y cientos de personas para quienes el subterráneo se ha convertido en la opción más rápida, pero también es uno de los medios de transporte más económicos, aunque últimamente nada cómodo debido al enorme número de usuarios.

Crédito: Eliverio Vargas / YouTube

En vista de la gran solución que representa el sistema metro, nuevas rutas han surgido, entre ellas la que vendría desde Guarenas y Guatire para desembocar en la capital venezolana, pero quedó en solo eso, el planteamiento y el inicio, más no en la culminación de la obra, lo que ha traído como consecuencia malestar entre los mirandinos de esa zona, que esperan con ansias que se termine de construir “el bendito Metro”.

Tal es el caso de Pablo Hidalgo, quien reside en el sector Villa Panamericana y de lunes a viernes sale a las 4:00 am de su casa para poder estar a las 5:30 am en el puente 5 de Julio de Petare, donde un transporte lo busca. “Yo salgo muy temprano porque siempre hay cola”, dijo el hombre con un tono andino y con destellos de cansancio en su rostro.

Añadió además que la autopista Gran Mariscal de Ayacucho (GMA) “es una guillotina en la que nunca se sabe lo que pasará. Hoy puede estar despejada y uno llega allá (Caracas) en 30 minutos, pero hay días en los que se hacen colas tremendas y podemos pasar hasta dos y tres horas en la vía”.

Pero Pablo no es el único que pasa por esto, al igual que él, centenares de personas se desplazan a Caracas entre el caos y la desesperación que esto incluye.

DEBIÓ ESTAR LISTO EN EL 2012

El metro de las ciudades Guarenas y Guatire, una obra de gran envergadura que inició en el 2007, específicamente el 18 de marzo bajo el mandato del difunto presidente Hugo Chávez y con un presupuesto inicial de 2.3 billones de dólares, debió estar listo cinco años después, en el 2012, sin embargo, hoy a casi 10 años de haber iniciado la construcción, solo se ven grandes vigas de concreto (algunas erigidas solo en cabillas), reducción de canales, baches de concreto, huecos y muros confusos.

“Pueblos de Guarenas y Guatire, se los juro, en el año 2016 van a tener su servicio de tren y de allí vamos a Caracas”. Esa fue la promesa del actual presidente, Nicolás Maduro, luego de realizar un “recorrido de prueba” en el tramo inconcluso de la obra, el 14 de noviembre de 2015, durante la campaña electoral correspondiente a las elecciones parlamentarias que dicho sea de paso, las perdió el oficialismo.

Para sorpresa de muchos y aunque el año apenas va por su primer trimestre, la promesa del mandatario puede que quede en veremos, ya que tras las elecciones del 6 de diciembre las obras de este metro quedaron paralizadas en su totalidad, por lo menos en la Intercomunal de Guarenas donde previo a los comicios se podía ver el trabajo que “a toda marcha” realizaban los obreros.

“Nosotros lo dijimos, esa obra solo se activa en época de campaña electoral” y automáticamente se paralizan una vez pasan las elecciones, dijo la diputada a la Asamblea Nacional (AN) por el esto Miranda, Adriana D’Elia, asegurando a su vez que “en estas obras se ha invertido muchísimo dinero, pero presentan un notable retraso y hoy en día no vemos ningún tipo de movimiento para acelerar esta construcción”.

“Son más engaños”, añadió la parlamentaria, al tiempo que destacó que se tiene previsto que la nueva AN, constituida por mayoría opositora, emprenda investigaciones que arrojen el total del dinero invertido y el por qué aún no se concluye la obra.

“Hace cinco años me mudé para Guarenas, ya sabía de la obra y dije: ‘Nada, Guarenas queda un poco lejos de Caracas pero con el metro uno llegará en un salto’, pero mira, me equivoqué, aquí sigo, subiendo y bajando a diario en esas camioneticas, es matador, pero debo hacerlo, allá trabajo (Caracas)”, dijo Del Valle García, agregando que ve desde su ventana el “gran camino de columnas” por donde “algún día” rodarán los trenes hacia la capital, y piensa en que “a los gobernantes no les importa el sufrimiento del pueblo, del que se burlan con obras como estas como les da la gana”.

Nicolás Maduro, no ha podido terminar la obra que inició el difunto presidente Hugo Chávez, pese a la promesa de continuar con su “legado”, pero partiendo de todo lo anterior grandes dudas nos quedan, entre ellas: ¿se podrá concluir esta obra en el presente año como lo prometió Maduro, con una crisis económica que día a día golpea con mayor fuerza al pueblo venezolano?

Crédito: Metro de Caracas.

Crédito: NotiHoy

Crédito: Confirmado.Com