El momento de gloria de CR7 se estrelló en el muro islandés

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Saint-Étienne, Francia. EFE).- El capitán de la selección portuguesa, Cristiano Ronaldo, se quedó sin marcar en su estreno en la Eurocopa ante Islandia pese a que contó con numerosas ocasiones de gol y en especial la última del partido que hubiera dado la victoria a su equipo.

Se había agotado el tiempo reglamentario y los tres minutos añadidos cuando el árbitro turco Cüneyt Çakir señaló una falta en la frontal del área islandesa. Era el momento que todo futbolista sueña. La oportunidad de marcar en el último suspiro de un partido, sabiendo que el colegiado pitará el final justo después.

Cristiano Ronaldo, encargado tanto en el Real Madrid como en su selección de ejecutar los libres directos, no dudó en asumir la responsabilidad. En sus botas tenía la posibilidad de alcanzar la gloria como futbolista y llevar al éxtasis a los miles de aficionados portugueses que tiñeron de rojo y verde las gradas del estadio Geoffroy Guichard de Saint-Étienne.

El gol tenía además un valor simbólico para el jugador puesto que Ronaldo se convertiría en el primero en marcar en cuatro Eurocopas. Ya lo hizo en la del 2004, 2008 y 20012. Un honor por el que compite también en este torneo Zlatan Ibrahimovic y que ya fracasó en su primer intento ayer ante Irlanda.

Ronaldo disparó y el balón dio en la barrera islandesa, pero más concretamente en la mano del ex jugador de la Real Sociedad, Alfred Finnbogason. El árbitro no dudó y ordenó repetir la falta además de sacarle una tarjeta amarilla al delantero islandés.

Esta vez el balón quedó situado más cerca aún de la media luna del área. Segunda oportunidad para Ronaldo ante la desesperación de la hinchada islandesa que abarrotaba la grada tras la portería que defendía Hannes Halldorsson.

El árbitro turco dio la orden de ejecución y Ronaldo golpeó enviando nuevamente el balón contra el muro islandés. Sonó entonces el pitido final y estalló la alegría de la afición del país volcánico, que saboreó como una victoria el primer punto conseguido en su primera participación en una fase final de un torneo internacional.

Ronaldo se retiró quejándose al árbitro y con la mente puesta ya en Austria, su rival del próximo sábado contra el que tratará de hacer historia. Con el permiso de Zlatan que juega el día antes, contra Italia.