“El MP debe actuar con objetividad e imparcialidad”, dice la FGR

La fiscal general sostuvo que el Ministerio Público debe estar atento para que no se realicen allanamientos sin una orden judicial y que no se practiquen detenciones indebidas, ni casos de tortura.

“El MP debe actuar con objetividad e imparcialidad”, dice la FGRLa alta funcionaria indicó que cuando un fiscal observe alguna irregularidad o por alguna causa se inhiba, debe separarse porque “eso es ética”. Crédito: MP / Archivo
Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium) – El éxito en la labor de un fiscal no debe determinarse ni medirse por la cantidad de acusaciones, sino por los actos conclusivos, según lo señalado por la fiscal general de la República, Luis Ortega Díaz, en el foro sobre el pronóstico de condena en proceso penal.

La alta funcionaria indicó que cuando un fiscal observe alguna irregularidad o por alguna causa se inhiba, debe separarse porque “eso es ética”.

Estas declaraciones surgen luego de que el fiscal Franklin Nieves, acusador del líder opositor Leopoldo López, se fuera a Estados Unidos a denunciar al Gobierno de Nicolás Maduro por haberlo “presionado” para armar el expediente con “pruebas falsas” contra López.

“En las visitas que realicen los jueces en los centros de ejecución deben estar acompañados por fiscales del Ministerio Público. Cuando el juez realice la visita a los centros penitenciarios dictará los pronunciamientos que juzgue convenientes para prevenir o corregir irregularidades que observe”, indicó Ortega Díaz.

La fiscal general sostuvo que el Ministerio Público debe estar atento para que no se realicen allanamientos sin una orden judicial y que no se practiquen detenciones indebidas, ni casos de tortura.

“De realizarse estas conductas deberán ser verificadas y tomar las acciones necesarias”, agregó.

En tal sentido, determinó que el Ministerio Público debe “intervenir en todas la fases del proceso penal, orientados siempre por la premisa de que se respeten todos los derechos y garantías establecidas a favor de las partes, siempre actuando con objetividad, imparcialidad y especialmente impregnado de la ética y la moral que debe acompañar a todo funcionario público”.