El niño de 9 años que estudia un diplomado en la Unam

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

Crédito: El País

(Caracas, Venezuela. Sumarium).- Carlos Santamaría Díaz tiene tan solo nueve años, pero eso no le impide asistir todos los días, de 5:00 a 9:00 de la noche, al diplomado de bioquímica y energía molecular en la Universidad Nacional Autónoma de México (Unam).

Según un artículo publicado en El País, el niño aprendió a leer a los tres años y apenas dos años más tarde, ya mostraba interés por la química.

“Tiene facilidad para procesar la información. Desde que tenía año y medio entró a maternal. Cuando le daban una letra, él quería todas, cuando le enseñaban un planeta, él buscaba todos (…) Desde los cinco años era capaz de asimilar un libro completo de ciencia de nivel secundaria y aprendió la tabla periódica en un par de semanas”, relató su padre, Fabián Santamaría.

Santamaría añadió que si hijo se quedaba dormido durante todas las clases para su edad, pero que aún así, lograba salir bien en todas las materias y fue así como se dieron cuenta de su nivel intelectual.

“Ninguna materia me costaba trabajo, pero ninguna me gustaba. Me aburría mucho”. Carlos aún no entiende por qué hay tantas cámaras que quieren escuchar su testimonio. “Estoy estudiando química porque es lo que me gusta… aunque a los tres años me gustaba más la astronomía”, expresó el joven.

Intentando conseguir otras alternativas de estudio para su hijo, viajaron hasta Valencia, España, donde conocieron a una profesora de química que era jefa de un laboratorio en el pueblo de Alboraya. La docente le daba clases de temas científicos elevados durante una hora a la semana.

“Me sabe mal que pierda el gusto por la escuela porque tiene la mente de un científico y en el colegio se va a aburrir. Tampoco es culpa de los maestros de primaria, no esperes que ellos entiendan temas de química que él ya sabe”, le comentó la mujer a los padres en una oportunidad.

SU ADMISIÓN EN LA UNAM

Tras decidir regresar a México, Santamaría optó por probar suerte en los diplomados de la UNAM. El examen de admisión constaba de una entrevista con el doctor en ciencias químicas, Eduardo Rodríguez de San Miguel, quien en 15 minutos lo aceptó.

“Me quedé impresionado. Le pregunté aspectos genéricos para intentar determinar qué tan capaz era. No es que sea un genio que sabe todo, sino que enfoca su atención en lo que le interesa. Cuando lo cuestioné sobre sus inquietudes, inmediatamente sacó temas de bioquímica”, cuenta el investigador.

Tras su ingreso en la Universidad, los progenitores decidieron retirarlo de la escuela básica y ahora seguirá un programa educativo en línea que encontraron en España. Las evaluaciones se realizan a través de ejercicios trimestrales por un 50% de la nota académica y el resto, un examen que tendrá que presentar en al embajada de España.

“No sé qué quiero ser de grande, sólo sé que algo relacionado con la ciencia”, cuenta Carlos.

Juan Carlos Manrrique, de 38 años, ingeniero en bioquímica industrial y a punto de obtener el grado de doctor en ciencias nucleares, fue compañero de Carlos en el módulo de química analítica: “Entendía todo como cualquiera de nosotros, participaba y preguntaba como uno más”.

Categoría: Mundo