El País: La película de Carlos Oteyza “reivindica” a CAP

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium) – Un artículo publicado en el diario El País de España del periodista Alfredo Meza precisa que la película sobre el expresidente venezolano, Calos Andrés Pérez, por el director Carlos Oteyza, “reivindica” al exmandatario venezolano.

“Es un ajuste de cuentas consigo mismo”, así como también es “una oportunidad para que los espectadores revisiten al denostado Pérez en medio de la peor crisis de la República”, agrega.

Asimismo, acota que el film compara “la bonanza petrolera” que le tocó al fallecido mandatario Hugo Chávez “con el manirroto primer Gobierno de Pérez” y asegura que el cine de Oteyza “se ha sumergido en la reivindicación del pasado desde hace algunos años”.

A CONTINUACIÓN EL TEXTO ÍNTEGRO:

Quienes vivieron las dos presidencias de Carlos Andrés Pérez en Venezuela (1974-1979 y 1989-1993) podrían consideran que el documental CAP: Dos intentos, de Carlos Oteyza, estrenado a principios de diciembre, peca de condescendiente. Quizás tengan razón. A lo largo de poco más de hora y media de proyección el filme menciona apenas de pasada los escandalosos casos de corrupción que lastraron a sus gobiernos y su liderazgo. No es el objetivo último del historiador Oteyza presentar un relato apegado a los manuales del periodismo. CAP II es un ajuste de cuentas consigo mismo en primer lugar, y luego una oportunidad para que los espectadores revisiten al denostado Pérez en medio de la peor crisis de la república.

Ese ajuste de cuentas se hizo visible cuando en 2010, meses antes de la muerte del político venezolano, la periodista Mirtha Rivero publicó el libro La rebelión de los náufragos, un gran reportaje histórico que reivindica el viraje que Pérez pretendió darle a Venezuela al comienzo de su segunda administración. Así, los habituales señalamientos hacia lo que encarnó Pérez -la indiferencia frente a la corrupción; la participación de su amante, Cecilia Matos, en su Gobierno y el delirio populista- dieron paso a una autocrítica en forma de preguntas condicionales. ¿Qué habría pasado en Venezuela si a Pérez le hubieran dejado culminar la reformas económicas que llamó ampulosamente “El gran viraje” en 1989, que pretendía transformar a Venezuela de un país que vivía del usufructo de la renta petrolera en una nación que utilizara el petróleo como gran motor del desarrollo?

La película establece un sorprendente diálogo entre la bonanza petrolera que le tocó a Hugo Chávez con el manirroto primer Gobierno de Pérez. Y con el fracaso del modelo chavista se ha acrecentado una nostalgia de lo que pudo haber hecho aquel gobierno y ha comenzado la reivindicación de los tecnócratas que lo acompañaron en el fallido proyecto.

El cine de Oteyza incluye, entre otros, el memorable documental Miami nuestro (1981), una hilarante crónica que muestra el peregrinaje venezolano a la meca de los centros comerciales del Sur del estado de Florida cuando la moneda local, el bolívar, era muy poderosa. Y el largometraje El escándalo, la metáfora del país despechado tras el fin del festín consumista de la Venezuela de Pérez y su sucesor, Luis Herrera Campins. Parece que toda la obra de Oteyza hubiera tenido que ahondar en las razones que provocaron tales conductas. El documental sobre el legado de Pérez funciona como una gran precuela de sus primeros trabajos.

Carlos Oteyza se ha sumergido en la reivindicación del pasado desde hace algunos años. En septiembre de 2012 exhibió Tiempos de dictadura, otro documental muy exitoso en Venezuela porque, en medio del rampante militarismo del gobierno de Hugo Chávez, ensalzaba a los civiles que derrocaron al general Marcos Pérez Jiménez en 1958. La gran aceptación del público obedecía a la certeza, que entonces cobraba mucha forma, de que con la probable victoria de Hugo Chávez en las elecciones de octubre de aquel año se liquidarían los pocos visos de democracia del régimen que encabezaba. Tiempos de dictadura llevó a 165.408 espectadores al cine y es el segundo largometraje documental más exitoso de la historia del cine local.

“Carlos Andrés Pérez tuvo la valentía de cambiar cuando el país no lo entendía”, afirma Oteyza a EL PAIS. La película está dividida en dos grandes actos. El del primer gobierno, caracterizado por el alza del precio del petróleo de 2 a 14 dólares y el comienzo del delirio de la Gran Venezuela, como se llamó a su proyecto, con la nacionalización de la riqueza petrolera, la construcción de la industria siderúrgica y el endeudamiento ilimitado para mantener la ilusión de prosperidad.

Y el del segundo mandato, marcado por una traición. Pérez había hecho una campaña electoral prometiendo a sus seguidores que regresarían los tiempos de la Venezuela saudita. Pero al llegar al poder inició un severo plan de ajustes con el apoyo del Fondo Monetario Internacional para intentar convertir a Venezuela en una verdadera república. Duró cuatro años en el poder, soportando dos golpes de Estado -uno de ellos supuso la puesta en largo de su némesis, Hugo Chávez– y un juicio por malversación de fondos de la partida secreta que acabó por destituirlo.

Hoy Carlos Oteyza tiene claro lo que en aquel momento apenas intuía: “A Pérez lo tumbaron las élites económicas y los partidos políticos” que resistían las nuevas reglas de juego: una economía libre y, con el fin de los subsidios, el comienzo de la competitividad. El filme deja muy claro que Pérez se confió demasiado en su influencia para imponer los cambios. Jamás contó con que su propio partido, el socialdemócrata Acción Democrática, le daría la espalda y subestimó a los poderes fácticos. Esa tesis está suscrita en las intervenciones de los expresidentes Felipe González (España), Oscar Arias (Costa Rica) y dos de los tecnócratas más reconocidos de aquel gobierno: el entonces ministro de Planificación, Miguel Rodríguez, y el titular de Fomento, Moisés Naim.

Gran moraleja para Oteyza: “La dirigencia de los países petroleros debe establecer consensos mínimos en sus políticas públicas. No se puede hacer política, incluso desde la oposición, ofreciendo más de lo que entrega quien tiene el poder”. A esa conclusión también podrían haber llegado los espectadores de su documental. Hasta el 19 de diciembre, en poco más de dos semanas de exhibición, 13.201 personas lo habían respaldado en las salas de cine. La notable asistencia derrota una idea generalizada en la industria: los documentales no son exitosos en la gran pantalla. CAP: dos intentos es la otra excepción a la regla.