Se reunió con Obama en el Despacho Oval

Obama y el papa salieron caminando de la residencia presidencial hacia el Despacho Oval, seguidos de cerca por un traductor del Vaticano.

Se reunió con Obama  en el Despacho OvalCrédito: REUTERS/Jonathan Ernst
Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Washington, Estados Unidos. EFE) – El presidente de EE.UU., Barack Obama, y el papa Francisco celebraron su reunión privada en el Despacho Oval tras la ceremonia oficial de bienvenida ofrecida al pontífice en la Casa Blanca

Lea también: El Papa Francisco da inicio a su agenda oficial con una visita a la Casa Blanca

Minutos antes de las 10:30 hora local (14.30 GMT), Obama y el papa salieron caminando de la residencia presidencial hacia el Despacho Oval, seguidos de cerca por un traductor del Vaticano.

Los periodistas pudieron entrar brevemente en el Despacho Oval al comienzo de la reunión, pero ni Obama ni el papa respondieron a las preguntas de los reporteros sobre la crisis de refugiados sirios y acerca del tema más importante del que ambos prevén dialogar.

El presidente estadounidense hizo una pequeña broma y comentó que los periodistas acreditados del “pool” de la Casa Blanca se estaban comportando “mucho mejor” de lo normal.

Asimismo, Obama le regaló al Papa una escultura en metal de una paloma ascendente para honrar su “defensa incansable” de “los más vulnerables” en todo el mundo, según la Casa Blanca.

La paloma es “el símbolo internacional de la paz” y el “símbolo cristiano del Espíritu Santo”, recordó un funcionario de la Casa Blanca al detallar el intercambio privado de regalos entre Obama y el pontífice.

La escultura lleva incorporada una barra del armazón original de la Estatua de la Libertad, conservada durante la restauración con motivo de su centenario.

Además, el pedestal de la escultura está hecho con madera de los jardines de la Casa Blanca y lleva una inscripción personalizada.

Junto con la escultura, Obama entregó al papa una llave de la casa en Maryland de Elizabeth Ann Seton, la primera estadounidense de nacimiento que fue declarada santa y canonizada hace 40 años.

De acuerdo con la Casa Blanca, la llave data de 1809 y fue presentada en una pieza de mármol procedente de la basílica dedicada a la santa.

Con este regalo, el presidente quiso destacar la “dedicación” tanto del pontífice como de la santa a “abrir puertas a los pobres, enfermos y vulnerables”.

Crédito: REUTERS/Jonathan Ernst

Crédito: REUTERS/Tony Gentile

Crédito: REUTERS/Jonathan Ernst

Crédito: REUTERS/Tony Gentile

Crédito: REUTERS/Jonathan Ernste

Crédito: REUTERS/Jonathan Ernst

Crédito: REUTERS/Jonathan Ernst

Crédito: REUTERS/Jonathan Ernst