El petróleo barato puede llevar a Venezuela directo al FMI

El elevado gasto público en Venezuela ha contribuido a que la inflación trepe un 275% en 2015, según el FMI, y se prevé que alcance el 720% en 2016. Un PIB en decrecimiento tanto en 2015 como en 2016 llama a que diversos analistas se planteen que el país incurrirá en suspensión de pagos o default.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium) – Un país euroasiático desconocido para muchos, Azerbaiyán, puso en marcha lo que puede ser un efecto dominó. Esta semana sus autoridades se reunieron con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM) para poner sobre la mesa la posibilidad de una línea de crédito de hasta 4.000 millones de dólares estadounidenses (USD).

La idea de esta nación es paliar la crisis que ha generado el descenso en los precios internacionales del petróleo, responsable de una buena parte de sus ingresos y de la estabilidad de sus finanzas.

Sin embargo, según reportó el diario La Vanguardia, Azerbaiyán podría ser la primera que requiera la ayuda de los organismos internacionales, pero no la última. El foco puede ponerse en países igualmente castigados por la depresión de precios del crudo, como Nigeria, Venezuela o Brasil.

VENEZUELA NO APROVECHÓ EL “BOOM” PETROLERO

En el caso de la nación bolivariana, el crecimiento económico -por los precios internacionales del petróleo- de los últimos años no se aprovechó para diversificar una economía cuyos ingresos tienen una dependencia enorme de ese recurso ante el limitado empuje de la industria nacional, recuerda el diario.

El elevado gasto público ha contribuido a que la inflación trepe un 275% en 2015, según el FMI, y se prevé que alcance el 720% en 2016. Un PIB en decrecimiento tanto en 2015 como en 2016 llama a que diversos analistas se planteen que el país incurrirá en suspensión de pagos o default.

CONTRADICCIÓN

Maduro declaró el estado de emergencia económica a mediados de mes, sin especificar qué medidas tomaría, esgrimiendo la idea de impulsar el crecimiento y combatir la supuesta “guerra económica” de una conspiración mundial en su contra. La Asamblea Nacional, de mayoría opositora, vetó el decreto, pero Maduro dijo que igual aplicará lo que crea conveniente.

La ya común retórica contra el “imperialismo” provocaría una contradicción si se acude al FMI, que de hecho lleva desde septiembre de 2004 sin evaluar -por ausencia de datos oficiales- la economía venezolana.

Acudir al FMI es una posibilidad en tiempos de dificultad. Azerbaiyán es la primera que lo tantea, pero, nuevamente, quizás no sea la última.