El porqué de la tirante relación entre Venezuela y Estados Unidos

La tensión entre Estados Unidos y Venezuela se agudizó cuando el presidente Barak Obama firmó las sanciones, aprobadas por el Congreso, contra funcionarios venezolanos.

El porqué de la tirante relación entre Venezuela y Estados UnidosEl pasado mes de diciembre, diciembre el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, firmó las sanciones, aprobadas por el Congreso, contra funcionarios venezolanos, a quienes había considerado ser responsables de violar los derechos humanos en Venezuela. Crédito: AP
Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium) El pasado mes de diciembre el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, firmó las sanciones, aprobadas por el Congreso, contra funcionarios venezolanos, a quienes había considerado ser responsables de violar los derechos humanos en Venezuela.

Las mismas incluían la congelación de activos y la prohibición para emitir visados a funcionarios del Gobierno venezolano vinculados con la violencia y la represión en las manifestaciones estudiantiles (guarimbas) que se iniciaron en febrero y que terminaron con un saldo oficial de 43 muertos y cientos de heridos, reportó EFE para ese momento.

Tal situación sin duda, que desprendió una tensión mayor entre ambos gobiernos, al punto de generar una gran protesta en el presidente Nicolás Maduro, junto a su militancia, bajo el lema “A Venezuela se respeta” y “contra el intervencionismo y la amenaza de los Estados Unidos”, salieron a las calles a pedir “respeto” a Washington.

Para el momento el Jefe de Estado del país caribeño había alegado que esas sanciones serían en represalia por el encarcelamiento y juicio que se llevaba en contra del dirigente de oposición y líder de Voluntad Popular, Leopoldo López, quien permanece encarcelado en la cárcel de Ramo Verde desde febrero de 2014.

“Indignación y repudio es lo que siente nuestro pueblo frente a las amenazas de la Casa Blanca. Están desesperados porque los hemos derrotado en este 2014 y vamos a seguir derrotando a sus títeres, al neofascismo de la derecha”, había advertido Maduro.

Según Maduro, las sanciones procedentes de Washington obedecían también a la denuncia que hicieron en marzo un grupo de militares venezolanos, sobre un supuesto golpe de Estado orquestado desde Estados Unidos, que contemplaba bombardeos aéreos contra objetivos en Caracas, como el Palacio de Miraflores, el ministerio de Defensa o la sede de la cadena de TV Telesur.

La tirantez de Venezuela hacia Estados Unidos ya había provocado que en el año 2010 se retiraran sus embajadores del país latinoamericano y las expulsiones de varios diplomáticos estadounidenses.

SOBRE LAS SANCIONES Y SUS IMPLICADOS

Tres meses después de la orden ejecutiva firmada por Barak Obama, el Gobierno de los Estados Unidos emitió un decreto el cual declaraba a Venezuela una amenaza a la seguridad nacional, al tiempo que impuso sanciones a siete personas del gobierno nacional y expresó su preocupación por el tratamiento que desde Caracas se le da a sus opositores.

A los funcionarios se les señaló de estar involucrados en violación de los derechos humanos, la libertad de expresión y corrupción. El mandatario tomó la decisión “en base a los poderes que le otorga el Acta para la defensa de los Derechos Humanos y la Sociedad Civil en Venezuela y otros instrumentos legales de EE UU”.

Este instrumento legal fue aprobado el 9 de diciembre por el Senado estadounidense, para regular la forma en la que el poder Ejecutivo de EE UU puede aplicar las sanciones a funcionarios venezolanos. El proyecto de Ley recibió la firma de Obama el 18 de diciembre.

“Funcionarios de Venezuela que ahora y antes han violado los derechos humanos de ciudadanos venezolanos y se han involucrado en actos de corrupción no serán bienvenidos acá, y ahora tenemos herramientas para bloquear sus activos y el uso que hacen del sistema financiero de Estados Unidos”, dijo en una declaración el portavoz de la Casa Blanca Josh Earnest.

A las siete personas sancionadas les fueron bloqueados o congelados los intereses o propiedades que posean en Estados Unidos, también se les negó el ingreso a ese país. A los ciudadanos estadounidenses también se les prohibirá hacer negocios con esos individuos.

“Esos esfuerzos reflejan una falta de seriedad por parte del Gobierno venezolano para manejar la grave situación que enfrenta”, agregó.

LAS REACCIONES

Paradójicamente, luego de conocerse los nombres de los venezolanos sancionados, el presidente de la república Nicolás Maduro, los homenajeó y les brindó su apoyo moral.

A ellos les envió un mensaje calificándolos como “los funcionarios de la dignidad… Son siete dignos, honestos, honorables venezolanos que fueron de manera aberrante, ilegal, e injusta, objetos de esta condecoración imperial. Porque para mí es una condecoración”.

Al respecto, el alcalde de Caracas Jorge Rodríguez, propuso la recolección de firmas para solicitarle al Gobierno de los Estados Unidos derogar el decreto contra los siete funcionarios.

La Campaña “Venezuela no es una amenaza, somos esperanza” se realizó, superando la meta de las 10 millones de firmas.