El radical cambio de discurso del chavismo sobre el sistema electoral

Para los que ostentan el poder en Venezuela, el sistema electoral "perfecto" y plagado de denuncias no atendidas en el pasado ya no es bueno, al menos mientras los ciudadanos no les voten de forma mayoritaria.

Publicada por: el andreduardo@gmail.com @AndrEduardo

(Caracas, Venezuela) – Hasta este mes, la oposición venezolana mantuvo el monopolio de los reclamos y dudas sobre el sistema electoral de su país, al menos internamente. Y es que el chavismo, luego de años y años de repetir que Venezuela contaba con “el mejor sistema electoral del mundo”, decidió esta semana impugnar los resultados comiciales legistalivos en seis circuitos y un estado, afectando ya a tres diputados opositores electos.

Lea también: TSJ suspende la proclamación de los diputados electos en Amazonas: 3 de la MUD y 1 del Psuv

Durante los años en que gobernó Hugo Chávez Frías (1999-2013) y en el actual Gobierno de su heredero político, Nicolás Maduro Moros, muchísimas han sido las denuncias por parte de la oposición sobre peculado de uso de recursos y bienes públicos a favor del chavismo; poderes públicos e instituciones del Estado parcializadas, que dictan decisiones siempre favorables para las campañas oficialistas; declaraciones inconstitucionales de altos mandos militares a favor del chavismo; presiones y acoso a empleados públicos con fines políticos; hostigamiento a medios de comunicación para que digan lo que al Gobierno le place; entre otras tantas.

Ante todo esto, el chavismo respondía de forma vehemente a favor del Consejo Nacional Electoral (CNE), uno de los poderes públicos que, según las denuncias opositoras, está controlado por quienes llevan las riendas de la llamada “revolución bolivariana”.

“ORGULLOSOS” DEBÍAN ESTAR LOS VENEZOLANOS

“Del sistema electoral debemos sentirnos orgullosas y orgullosos todos los habitantes de esta patria, porque contamos con el sistema electoral más confiable, más transparente y el sistema electoral más moderno del mundo entero. Es un sistema completamente automatizado que no permite ningún tipo de elementos que vulneren el derecho del voto de las votantes y los votantes y ni que vulnere la seguridad del voto”, dijo días antes de las pasadas elecciones el jefe del comando de campaña del chavismo, Jorge Rodríguez, quien también es alcalde de uno de los cinco municipios de Caracas y en un pasado -dentro de la era chavista- fungió como rector del propio CNE.

Estas declaraciones recogen el discurso condensado del sector oficialista en torno a las elecciones a lo largo de todos sus años de mandato. Chávez, Maduro, ministros, y los máximos representantes de los poderes Legislativo, Moral, Judicial y el mismo Electoral se habían mantenido en la misma línea de defensa de ese sistema que siempre les había gustado tanto.

Inclusive, el día de los más recientes comicios parlamentarios, el 6 de diciembre, antes de que se conociera la contundente victoria de la coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) sobre el chavismo, Jorge Rodríguez declaró a la prensa para expresar que el CNE dirigía “un proceso electoral que ya debería ser envidia de otros países del mundo o de otros sistemas electorales del mundo”.

Días antes, Tibisay Lucena, presidenta del CNE, dijo que el proceso electoral estaba “blindado física, lógica y yo diría que hasta espiritualmente”.

MADURO TAMBIÉN PROMETIÓ RESPETAR LOS RESULTADOS, PERO LUEGO…

El 26 de octubre, Maduro asistió a la sede del CNE para firmar un compromiso de respetar los resultados de las elecciones parlamentarias.

“Es un compromiso de respetar y hacer respetar la voluntad popular el 6 de diciembre. Quien ganó, ganó y quien pierda, perdió y listo”, dijo en esa oportunidad, cuando faltaban menos de dos meses para los comicios.

Sin embargo, apenas se conoció la aplastante derrota que recibió el chavismo, en la que la oposición obtuvo 112 diputados de un total de 167 curules, Jorge Rodríguez salió al paso y esta vez fue con una retórica muy distinta.

PIDEN AL CNE “TOMAR CARTAS EN EL ASUNTO”

“El Partido socialista Unido de Venezuela y el Gran Polo Patriótico (la coalición chavista) solicitamos de inmediato que la Fiscalía General de la República tome cartas en el asunto por la violación de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, por la violación de las leyes electorales, por el intento de vulnerar el sistema electoral venezolano y la agresión a la intención del voto de los venezolanos”, dijo Rodríguez tras denunciar supuestas irregularidades y distorsiones en el sistema que permitirían votar a personas fallecidas, o dar votos como nulo.

También exhortó al CNE a realizar una auditoría de huellas dactilares en los centros de votación del estado Amazonas, por una presunta usurpación de identidad. “Nosotros le exigimos al Consejo Nacional Electoral que presente de inmediato la auditoria de huellas dactilares en esas mesas electorales; esa auditoria podrá establecer si hubo usurpación de identidad en este caso”.

¿”FRAUDE”?

Y aunque inicialmente había reconocido tímidamente el triunfo de la oposición, ante la presencia de personalidades internacionales en el país por las elecciones, el presidente Nicolás Maduro se unió a las quejas pocos días después y desde entonces ha reiterado que se investigan “irregularidades” en las elecciones sobre las que presentará “pruebas” al país.

“No juegan limpio”, ha reiterado sobre la oposición.

Por su parte, la canciller Delcy Rodríguez dijo este miércoles que la oposición “permanentemente se va por los atajos, se va por el fraude”, por lo que se procura saber si “pudieron alterar de alguna manera esos resultados”.

En definitiva, para el chavismo, el sistema electoral “perfecto” y plagado de denuncias no atendidas en el pasado ya no es bueno, al menos mientras los ciudadanos no le voten de forma mayoritaria.