El revocatorio ¿Un antídoto para contener la fiebre del país?

“Va a bajar de 41 grados de fiebre a 38 y medio, y con cualquier pistolada vuelve a subir”, advierte el sociólogo, escritor y político, Luis Enrique Alcalá

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Redacción Sumarium) – Tras un paquete de recortes eléctricos siguieron los saqueos. En medio de la crisis política, social, económica e institucional en Venezuela, la tolerancia parece haber alcanzado su punto mínimo esta semana, cuando en varias partes del país se registraron disturbios azuzados, además, por la escasez de alimentos, medicinas e insumos básicos.

Inflación, escasez, saqueos, protestas, robos… Los primeros días de la semana han servido para que el presidente Nicolás Maduro mida un termómetro social que parece bajar de temperatura gracias al inicio de una estrategia que busca sacarlo del poder lo antes posible: el Referendo Revocatorio.

“Va a bajar de 41 grados de fiebre a 38 y medio, y con cualquier pistolada vuelve a subir”, advierte el sociólogo, escritor y político, Luis Enrique Alcalá, quien ve este escenario como un “incentivo” para la negociación política. A su juicio, hay gente sensata que apuesta por “desactivar la bomba” que amenaza a Venezuela.

“No creo que hay tanto un riesgo de caracazo, como un riesgo de centenares de caracacitos como los estamos viendo: protestas, saqueos, linchamientos”, avisa.

Los saqueos iniciaron en el interior del país, donde la situación es aún más crítica que en la capital. Las variables que más han afectado a los venezolanos son la inflación y escasez.

El venezolano ha comenzado a manifestar un malestar inevitable y a apoyar los saqueos como expresión del descontento, aunque con ello paguen quienes no son culpables, y es que finalmente, ¿quién se beneficia de la anarquía?

El país caribeño sufre apagones constantes por fallas eléctricas, además de horas de racionamiento de luz y agua en todos sus estados, lo que aumenta las dificultades en la vida cotidiana.

Maduro, cuya popularidad se ubica entre 25% y 30%, según la encuestadora con sede en Venezuela, Datanálisis, afirma que la inflación, la escasez y demás distorsiones son fruto de una guerra económica para sacarlo del poder. Sin embargo, la oposición asegura que se trata de un modelo político “fracasado y corrupto” que llevó al país a su peor crisis en 50 años.

REFERENDO… ¿CONSULTIVO?

La política del expresidente Hugo Chávez, continuada por Maduro, se apalanca en un modelo “socialista” que privilegia el rol del Estado en la economía, limitando así la iniciativa privada.

Luis Enrique Alcalá sugiere un diálogo entre el Poder Ejecutivo y el Legislativo, “como manda el artículo 136 de la Constitución, que dice que los poderes públicos deben cooperar ente sí a los fines del Estado”.

En el marco de esta estrategia, estaría escrito “un cierto pacto que pasaría por reconocer la magnitud de la crisis, que esa crisis deben resolverla el poder constituyente originario, el pueblo, y que eso se resuelve con un gran referendo nacional, donde una de las preguntas sea justamente si queremos o no un régimen socialista. En el pacto está estipulado que si la mayoría rechaza eso, el presidente Maduro se compromete a renunciar”.

De acuerdo con Alcalá, con mayoría mínima del Parlamento se puede convocar a un Referendo Consultivo que podría realizarse a finales de junio y con el que Maduro se comprometa a renunciar si resultara negada la pregunta especificada en la elección.

Sin embargo, esta propuesta es “independiente del curso del revocatorio”.

“El revocatorio es lo más violento, lo más agresivo. Es la peor noticia para Maduro que le revoque el mandato el pueblo (…) Es como una pistola en la sien. Es menos abrasivo renunciar”.

Para el político, este “tratamiento” aplacaría las bayonetas y ofrecería un camino decidido por el pueblo.

LA PISTOLA BAJO LA SIEN DE MADURO

Bajo este escenario, y basándose en la arrasadora convocatoria en la recolección de firmas para el revocatorio, Alcalá lanzó un aviso a Maduro: “¿Usted qué quiere esperar, que se le pegue el tiro en la fecha que se celebre el revocatorio, o está dispuesto a negociar -por ejemplo- con este esquema (Referendo Consultivo)?”.

Según el presidente de Datanálisis, Luis Vicente León, hay un deseo de cambio que es “infinitamente superior” al de las elecciones del 6 de diciembre.

“Hay un incremento de 12% de la población que hoy dice que quisiera que el Gobierno cambiara este 2016”, aseguró durante entrevista a Circuito Éxitos.

“Es impresionante que casi el 65 o 70% de la población te diga que quiere un gobierno nuevo, y cuando te dicen eso ya hay incluso una casi seguridad de que la población va a votar”, expuso.

Sumó que si el revocatorio fuera hoy, “no hay muchas dudas de que el Gobierno lo perdería”.