El RR antes del 10-E es posible, pero depende del CNE

En una columna titulada ¿Aún es posible el revocatorio en 2016?, Eugenio Martínez afirma que si las rectoras electorales agilizaran la ejecución de los procesos técnicos, la consulta popular aún podría ser factible antes del 10 de enero de 2017.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium) – El Consejo Nacional Electoral (CNE) difundió una nota de prensa el pasado miércoles en la que asegura que de alcanzar las condiciones para activar el Referendo Revocatorio, la convocatoria tendría lugar en diciembre y seguidamente “inician los 90 días reglamentarios para realizar el referendo”.

Asimismo, informó que la recolección del 20% de las firmas en apoyo al proceso se hará del 26 al 28 de octubre. Si se toma como punto de partida la última semana del mes de octubre, y las rectoras electorales insisten en considerar como términos los lapsos máximos previstos en las normas, aunque la oposición cumpla con el requisito de contar con el apoyo de 20% de los electores, el revocatorio no podría realizarse antes del mes de marzo de 2017, asegura el periodista especializado en asuntos electorales, Eugenio Martínez.

En una columna titulada ¿Aún es posible el revocatorio en 2016?, Martínez afirma que, aunque esta posibilidad es la que cobra más cuerpo en este momento, si las rectoras electorales agilizaran la ejecución de los procesos técnicos (como ocurrió durante las peticiones de referendos constitucionales de 2007 y 2009), entonces la consulta popular aún podría ser factible antes del 10 de enero de 2017.

Para que esto ocurra el CNE tendría que renunciar a tomarse tres semanas para comprobar si se cumplió con el requisito constitucional del 20% y organizar el referendo en menos de 45 días, algo que ya hicieron en el caso de la elección presidencial del año 2013 y en los referendos de los años 2007 y 2009.

Asimismo, el periodista plantea que la ubicación geográfica de los puntos de recolección y el promedio de personas que diariamente puedan autenticar su huellas y firmar avalando el Referendo Revocatorio presidencial, serán determinantes para conocer si las 5.342 captahuellas aprobadas para el proceso son suficientes para cumplir con el requisito del 20%.

A su juicio, si el CNE utiliza los criterios empleados para los centros en el caso del 1% para la distribución de los centros de recolección del 20%, los electores dispuestos a firmar enfrentarán problemas de movilización y de acceso a los lugares que les dificultará ejercer su derecho ciudadano de avalar una consulta popular de mandato.

Según el análisis preliminar realizado por el integrante del grupo de técnico de la oposición, Roberto Picón, la infraestructura electoral propuesta por el CNE es insuficiente para satisfacer la demanda de participar políticamente, además de existir un sesgo contrario a las parroquias que votan en forma favorable a la oposición, disponiéndose menos máquinas de votación donde hay resultados favorable a la Unidad.

Para leer el texto íntegro acceda AQUÍ.




Categoría: Venezuela