El sacrificio de las madres para que sus hijos se alimenten

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium) – Los sacrificios y lamentos de las madres venezolanas son cada día más críticos, ante la escasez y los altos costos de los productos básicos, hasta el punto de limitarse en comer para alimentar un poco mejor a sus hijos.

“Cuando tengo poca comida en la casa, dejo de comer para que mis hijos tengan aunque sea una arepa. Si hay media bolsa de harina, les preparo a ellos. La leche la dejo también para ellos. Hay días en los que comemos nada más dos veces y ni siquiera son comidas completas, almorzamos más o menos bien y en la noche una arepa”, cuenta Ismel Masguarán, madre de seis niños y en espera del séptimo, quien el viernes hacía la cola del Día Día de Parque Caracas, parroquia Candelaria, así lo reseñó El Nacional.

Con ella estaba Jessica Tovar. Tiene dos hijos, uno de cuatro años y otro de meses que llevaba en brazos. “El grande tiene problemas de peso. El médico lo mandó a comer seis veces al día. Trato de que al menos coma tres veces, pero es difícil. Hemos disminuido las raciones y no se llena tan fácil. No hay ni para darle una gelatina”.

Ismel y Jessica son parte del 12,1% de la población que, de acuerdo con la Encuesta Condiciones de Vida 2015, comen 2 o menos veces al día. El estudio que realizaron las universidades Central de Venezuela, Simón Bolívar y Católica Andrés Bello consultó a una muestra de 1.488 hogares de 23 ciudades grandes, medianas y pequeñas.

Las dos mujeres se agregan al 93% de los pobres extremos que no tienen suficiente dinero para comprar comida. “Si compras la fruta, que de por sí es carísima, no hay azúcar. El dinero no alcanza ni porque subieron los cestatickets. Una harina ya cuesta 600 bolos y un paquete de leche 2.000”, esto en el mercado informal donde se encuentran la mayoría de los productos escasos.

Para leer más pulse aquí.

Categoría: Venezuela | Claves: Crisis en Venezuela