El Sebin “sabe la realidad” del país y eso “es una gran amenaza” para Maduro

"Me sorprendió cómo los efectivos del Sebin, de la GNB y del Cicpc se expresaron de la situación del país. Creo que es una gran amenaza para el gobierno".

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium) – El dirigente de Voluntad Popular, Francisco “Pancho” Márquez, quien estuvo detenido por las autoridades venezolanas por lo menos 121 días y que fue liberado este martes 18 de octubre, aseguró este jueves que los Guardias Nacionales, efectivos del Sebin y de otros órganos policiales del Estado, están conscientes de la difícil situación económica y alimentaria que atraviesa el país, lo cual, asegura, representa un problema para el gobierno del presidente Nicolás Maduro.

“Dentro de la cárcel se está muy claro quién es preso político y quién no. El mismo director, los guardias nacionales, los custodios, los detectives del Sebin, ellos mismos saben cuál es la realidad. La realidad no es ajena para ellos. Me sorprendió cómo los efectivos del Sebin, de la GNB y del Cicpc se expresaron de la situación del país. Creo que es una gran amenaza para el gobierno que los organismos que usan para reprimir estén conscientes, porque padecen lo mismo que el pueblo”, dijo en entrevista con César Miguel Rondón para Unión Radio.

FORZADO A DEJAR EL PAÍS

De acuerdo con el joven dirigente, el procedimiento que se manejó en su contra fue “completamente político y arbitrario”. Según Márquez, fue forzado a irse del país, en vista de que vio comprometida su seguridad en tanto continuase su actividad política.

“Era muy claro para mí que, si me quedaba en Venezuela y continuaba con esa actividad de servidor público y activista político, mi libertad y seguridad estaban en riesgo. Estuve a un día de cumplir cuatro meses y nunca fui acusado. Eso es algo completamente irregular. Quedó muy claro desde el principio que esto fue un procedimiento completamente político y arbitrario. Incluso me quisieron imputar cargos de instigación a delinquir y legitimación de capitales. Entonces, al salir no se podía garantizar que yo, de continuar con mis actividades, iba a permanecer en libertad por eso mi exilio forzoso”,