El “sí” que todas las parejas gay de Irlanda esperan

Bowlby, de 55 años, un estadounidense de Alabama, mostró su incredulidad: "Todavía no puedo creer que haya un referéndum sobre el matrimonio gay".

El “sí” que todas las parejas gay de Irlanda esperan"Todavía no puedo creer que haya un referéndum sobre el matrimonio gay". Crédito: Paul Faith / AFP
Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Dungarvan, Irlanda. AFP).- Cuando Donal Traynor conoció a Joseph Bowlby en Dublín en 1994, un año después de que la homosexualidad fuera despenalizada en Irlanda, ninguno podía imaginar que un día podrían votar para legalizar el matrimonio entre personas del mismo sexo.

Pero eso es lo que ocurrirá este viernes. Y “es raro”, dijo a la AFP Traynor, de 53 años, en la casa que ahora comparte con Bowlby y sus dos hijos adoptados en el sureste de Irlanda.

“Si se aprueba, sería un respaldo a años y años de esfuerzo para cambiar nuestro trocito de Irlanda”, sostiene.

Bowlby, de 55 años, un estadounidense de Alabama, mostró su incredulidad: “Todavía no puedo creer que haya un referéndum sobre el matrimonio gay”.

Estaba de vacaciones en Irlanda en 1994 cuando conoció a Traynor. Se enamoraron, en una época de grandes cambios sociales en Irlanda, no sólo para los homosexuales. El divorcio estaba a punto de legalizarse y la economía a punto de despegar como nunca antes.

La pareja se mudó a Londres en 2003 y regresó el año pasado como pareja civil con dos niños adoptados. Se mudaron a una urbanización tranquila en las afueras de Dungarvan, una ciudad costera.

Los dos hombres recuerdan un “mundo diferente” al de hace varias décadas, cuando revelaron a sus familias que eran homosexuales.

Cuando Traynor se lo dijo a sus padres en 1979, quedaron devastados.

“No puedo expresar en palabras el dolor que podía ver en los ojos de mis padres. Era su peor pesadilla hecha realidad”, rememoró.

“ALARMISMO”

El referéndum que se celebrará el viernes marcará un hito en el periplo de ambos hombres y también en el de Irlanda, un país marcado hasta hace poco por el conservadurismo social y la atenta mirada de la Iglesia católica.

“Que ganara el sí en el referéndum significaría que por fin tenemos un lugar a la luz pública en Irlanda”, dijo Traynor.

“La gran palabra aquí es ‘igualdad’. Significaría que seríamos iguales ante la ley, y es de esperar que cada vez lo seríamos más a ojos de la población en general”, agregó Joseph.

Los defensores del no han centrado su campaña en las posibles implicaciones futuras para niños y madres de alquiler.

Un cartel del no presenta a una chica joven y el lema “necesita a su madre toda la vida, no sólo durante nueve meses”.

“Es alarmismo puro y simple”, dijo Bowlby.

“Nuestros chicos han oído cosas en la radio o han oído comentarios de la gente y se sienten amenazados”, dijo de sus dos hijos. “A pesar de que les hemos asegurado que es política, y no la vida real, deben temer que los van a separar de de nosotros”.

“VENENO PECAMINOSO”

La pareja ha decidido no llevar a sus hijos con ellos cuando hacen campaña a favor del sí por temor a represalias.

“A pesar de que las actitudes han cambiado extraordinariamente, todavía hay un cierto nivel de homofobia“, dijo Traynor.

“Si tropiezo con Joseph en la ciudad no le doy un beso porque uno no quiere atraer atención negativa. Es algo casi inconsciente”.

Agregó que “algunas de las personas que conocimos haciendo campaña eran muy directas y desagradables“.

“A dos de las chicas más jóvenes les llamaron sucias pervertidas y alguien les dijo que tendrían que estar rezando y no esparciendo veneno pecaminoso”, narró Traynor.

Para ellos, el foco de los activistas del no en idoneidad de los homosexuales para críar niños ignora la realidad de las familias no tradicionales en Irlanda.

“Podemos ofrecer a los niños seguridad, protección, cariño y amor”, dijo Traynor.

Les encantaría casarse si gana el sí, pero confesaron que están demasiado nerviosos para dar por sentada la victoria.

“Si la medida no se aprueba me sentiría muy decepcionado. Me sentiría defraudado como irlandés”, dijo Traynor.

“Para mí, se trata de nuestros niños. El mensaje sería que, estén donde estén, pueden ser lo que quieran ser. Pueden ser honestos. Y no seríamos sólo nosotros quien lo dijéramos, sería la sociedad”.

Categoría: Sociedad | Claves: Homosexualidad Irlanda