El sombrío panorama del Lago de Maracaibo, según Bloomberg Business

Hasta ahora, la espiral descendente del Lago de Maracaibo, no tiene límites.

El sombrío panorama del Lago de Maracaibo, según Bloomberg BusinessEl Lago de Maracaibo, un cuerpo 5.097 millas cuadradas de agua, es un cementerio para todo, desde tubería abandonadas hasta neumáticos. Crédito: Pietro Pitts / Bloomberg.
Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium)– Durante casi un siglo, los depósitos de petróleo debajo de gigante Lago de Maracaibo han sido una fuente de ingresos para los gobiernos venezolanos. A cambio, sobre todo en los años transcurridos desde que la industria energética fue nacionalizada por el gobierno del expresidente Hugo Chávez, ha recibido abandono.

De acuerdo con un artículo de Bloomberg Business, la cuenca de Maracaibo es donde la enorme y generosa energía de Venezuela, que incluye las reservas de petróleo que eclipsan incluso las de Arabia Saudita, golpea contra la disminución de la capacidad de Petróleos de Venezuela S.A. para gestionar las demandas de producción y protección del medio ambiente.

Hoy, los 13.200 kilómetros cuadrados (5.097 millas cuadradas) de agua -un cementerio para todo, desde tuberías abandonadas y neumáticos, hasta los sueños de prosperidad de Venezuela-, se erigen como un emblema de una nación rica en recursos que desciende al caos.

Lago de Maracaibo. Crédito: Reinaldo D’Santiago / AP

RALENTIZACIÓN ECONÓMICA

La economía comenzó a deteriorarse mucho antes de la caída de los precios del petróleo. La inflación está por encima del 80 por ciento al año, la más alta en el mundo, según previsiones de Bloomberg News. Venezuela es más dependiente que nunca de los ingresos petroleros, que representan el 95 por ciento de los ingresos de exportación y casi la mitad de los ingresos del gobierno, según el Ministerio de Relaciones Exteriores del país caribeño.

Incluso para los estándares de un país tan bendecido en riquezas y recursos como Venezuela, la cuenca de Maracaibo es una maravilla.

De acuerdo con los analistas de Gas Energy Latin America y EnergyNomics, Antero Alvarado y Carlos Rossi, el lago podría proporcionar mayor alivio si Venezuela fuera más receptiva con el capital externo, más allá de las experiencias con China y Rusia.

INGRESOS PERDIDOS

En 2006, 1,2 millones de barriles por día se surtían desde la cuenca de Maracaibo. Pero una gran parte de los fondos eran desviados para el mantenimiento y la reinversión en los programas sociales.

Para 2014, la producción petrolera en la cuenca de Maracaibo, contabilizaba una caída con 745.164 barriles por día, de acuerdo con cifras del Ministerio de Petróleo. Eso equivale a 8 mil millones de dólares en ingresos no percibidos.

Asimismo, el lago se ha degenerado en un guiso de contaminantes que incluyen el sulfuro, el flúor, nitrógeno, detergentes, coliformes fecales, entre otros, según el sitio web del Instituto para el Control y la Conservación del Lago de Maracaibo (ICLAM), una entidad gubernamental creada en 1981 para el cuidado del lago.

ESPIRAL DESCENDENTE

“Hay una gran irresponsabilidad gubernamental, no sólo de este gobierno sino de los de hace más de 20 a 30 años”, dijo Gustavo Carrasquel, director general de la Fundación Azul Ambientalistas, una organización sin fines de lucro del medio ambiente y la conservación, fundada en 1986.

“Las transnacionales han destruido el lago y Pdvsa no tiene la capacidad operativa para controlar las constantes fugas de petróleo y gas”, añadió.

25.000 kilómetros de tuberías de petróleo y gas cruzan el fondo del lago, muchas de ellas corroídas y con fugas. La lixiviación (Extracción de la materia soluble de una mezcla mediante la acción de un disolvente líquido) de aceite de este laberinto bajo el agua se deposita en la superficie con aspecto de grandes charcos de aceite de motor.

Las transnacionales han destruido el lago y Pdvsa no tiene la capacidad operativa para controlar las constantes fugas de petróleo y gas.

Bloomberg Business advirtió que funcionarios del Ministerio de Petróleo y Pdvsa no respondieron a correos electrónicos o llamadas telefónicas para emitir sus comentarios sobre la contaminación en el Lago de Maracaibo y la disminución de la producción de la cuenca.

Hasta ahora, la espiral descendente del Lago de Maracaibo, no tiene límites.