El temor de vivir enfermo en un país en crisis

La crisis global ya tiene indicios claros de catástrofe en la población.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Redacción Sumarium) – El 18 de febrero, Ana María Perdomo, de 62 años, decidió ahorcarse en su residencia del barrio Tierra Adentro en Puerto La Cruz. Tenía dos hijos, Augusto, de 45 años, y Ángela, de 32, además de tres nietas de cuatro, nueve y 17 años.

Augusto contó a Enza García Arreaza, en una entrevista para El Estímulo, la verdad tras el suicidio de su madre: un linfoma No Hodgkin. La confesión estaba en una nota de despedida.

De acuerdo con el hombre, es momento de “estar unidos para ver si superamos esta crisis o por lo menos para no morirnos tan solos, ya que a este Gobierno de mierda no le importa lo que le pasa a la gente. Y sí, ponlo así, pon que dije “gobierno de mierda”. A mi mamá no la mató su cáncer, sino toda la mierda que pasamos con mi tía para ver si se curaba”.

Para Gustavo Zapata, psicólogo y psicoanalista lacaniano radicado en Caracas, el panorama puede configurar un norte fatal en las decisiones que el ciudadano llega a plantearse frente al estado de las cosas.

Para leer el artículo completo acceda a: El Estímulo.

La carta que dejó Ana María Perdomo. Crédito: Vía El Estímulo.

Categoría: Venezuela | Claves: Crisis en Venezuela