El Tiempo: El dramático regreso de colombianos por sus pertenencias

"No vamos a dejar las cosas allá para que ellos mismos las saqueen", dijo un colombiano deportado.

El Tiempo: El dramático regreso de colombianos por sus pertenenciasCrédito: Mauricio Dueñas Castañeda / EFE
Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium) – “Mi tragedia empezó cuando dije que era colombiano”, dijo el vendedor de zapatos Hernando Suárez cuando efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana lo sacaron de su vivienda el sábado en la mañana por lo que decidió devolverse a Venezuela para retirar sus pertenencias, según reseñó el diario El Tiempo.

Si embargo, la respuesta que obtuvo este hombre fue: “Ah, ¿usted es colombiano?, ¡saque una muda de ropa y se va!”. Pero eso no terminó allí, pues el ciudadano regresó por las “peligrosas trochas” que existen en la frontera para agarrar lo que pudiera de su hogar.

Suárez no fue el único que realizó la difícil travesía, ya que cientos de colombianos volvieron a Venezuela en los tres últimos días para buscar sus pertenencias: “No vamos a dejar las cosas allá para que ellos mismos las saqueen”, añadió.

La experiencia Emel Alberto Méndez fue distinta, pues llevaba siete año viviendo en la localidad de Mi Pequeña Barinas cuando se fue por temor a que lo catalogaran de “paramilitar”.

Según contó, cruzó a las 4:30 de la tarde, se encontró a dos militares venezolanos y “me dijeron ‘¿para dónde va?’. Yo les dije que iba a ‘sacar mis cositas’, y me dijeron que no podía y dijeron ‘le vamos a dar un minuto’ y cogieron los fusiles y los traquearon, como alistándolos, y me apuntaron”. Añadió que posteriormente, tomó otros vías para recuperar sus pertenencias.

Cifras oficiales, hasta la tarde del martes, precisaban que 1.085 colombianos habían sido enviados por las autoridades venezolanas a la nación neogranadina.

María Guerrero de 56 años de edad, vivió 40 años en Venezuela, sus nueve hijos tienen la nacionalidad y tuvo que cruzar el río Táchira por miedo: “Yo me voy a morir mejor, no sé que voy a hacer”, manifestó mientras lloraba.

Habitantes de Mi Pequeña Barinas cargaban con neveras y muebles, así como con televisores y colchones para recuperar las pertenencias que habían obtenido con esfuerzo y trabajo.

Por su parte, la Policía de Cúcuta colaboró con los colombianos deportados y envió varios camiones para ayudarlos a mover las pertenencias que traían. “Esto lo hacemos por ustedes, por la dignidad de ustedes”, precisó un uniformado que colaboraba al cargar una nevera sobre la espalda.

Categoría: Venezuela | Claves: Frontera con Colombia