El Triángulo Dorado, el refugio de “El Chapo” Guzmán

Ricardo Ravelo, experto en narcotráfico, opinó que "si el Gobierno quisiera detenerlo ya lo hubiera hecho".

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

imagen aérea de la cañada de Santa Rosalía, en Chihuahua. Crédito:

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium)Joaquín “El Chapo” Guzmán, el narcotraficante más buscado del mundo logró evadir un operativo de fuerzas federales en la sierra del noroeste de México para recapturarlo, pero sufrió heridas en la pierna y el rostro.

Según la publicación de Infobae, fuentes cercanas al operativo dijeron que el líder del Cártel de Sinaloa sufrió lesiones cuando helicópteros de la Marina mexicana llegaron a un rancho donde estaba refugiado cerca de Cosalá, en los límites entre Sinaloa y Durango.

Enclavada en la Sierra Madre Occidental, la localidad de menos de 400 habitantes está en la región que comparten Chihuahua, Sinaloa y Durango, donde el cártel de Joaquín Guzmán cultiva droga que trafica a Estados Unidos.

Desde la década de 1970 a esa región se le conoce como el “Triángulo Dorado”, pues los narcotraficantes han aprovechado la accidentada geografía de la sierra para sembrar marihuana y amapola, ocultarse, y recientemente producir drogas sintéticas.

El Cártel de Sinaloa controla la siembra en buena parte de la sierra, pero también tiene presencia el Cártel de Juárez, su rival.

Documentos difundidos por la Procuraduría General de la República marcaron que en Sinaloa la región productora abarca desde el municipio de Cosalá hasta el de Badiruaguato, de donde es originario “El Chapo”; mientras que en Durango, la zona productora se concentra en los ayuntamientos de Tamazula, Canelas y Topia.

El trabajo para los soldados desplegados de manera permanente es complicado porque el terreno sinuoso de montañas, peñascos y barrancas les facilita a los sembradores su labor, y a las autoridades les dificulta avanzar en el combate contra la producción de narcóticos.

EL OPERATIVO

El gabinete de Seguridad mexicana informó este viernes que el poderoso narcotraficante Joaquín Guzmán, quien el pasado 11 de julio se fugó del penal de máxima seguridad El Altiplano, resultó herido “para evitar su aprehensión”.

“En días recientes el prófugo realizó una huida precipitada, que de acuerdo con la información recabada, le causó lesiones en una pierna y en el rostro”, indicó el escrito. De todas formas, las autoridades gubernamentales explicaron que las heridas “no fueron producto de un enfrentamiento directo”.

“Conforme a las instrucciones del presidente de la República (Enrique Peña Nieto), el Gabinete de Seguridad continúa realizando todas las acciones que permitan lograr la reaprehensión de este delincuente”, aclararon. Para ello “se han focalizado operaciones en la región noroeste (donde se encuentra el estado de Sinaloa) del territorio nacional”.

PRROPAGANDA MEDIÁTICA

Según lo publicado por la agencia EFE, Ricardo Ravelo, experto en narcotráfico, opinó que noticias como la producida e 16 de este mes son “propaganda mediática para que la gente crea que se está haciendo algo”.

“En realidad no están haciendo nada porque lo que menos les importa es atrapar al Chapo. Si le dejaron ir de la forma que todos sabemos lo que menos les importa es atraparlo. Es un contrasentido que se estructure toda una fuga institucional y por otro lado el mismo Gobierno lo quiera detener”, dijo a Efe en una conversación telefónica.

El experto no cree que esta detención vaya a producirse durante la administración de Enrique Peña Nieto y cree que “si el Gobierno quisiera detenerlo ya lo hubiera hecho”, pero “si hubo complicidad para la fuga probablemente exista complicidad para no detenerlo”.

Categoría: Mundo | Claves: "El Chapo" Guzmán