El TSJ “no puede interpretar la Constitución contra la Constitución”

Henry Ramos Allup recordó que la Constitución criolla consagra el principio de la separación de poderes y que la AN no está subordinada administrativamente, ni de ninguna otra forma, al Poder Juducial. En todo caso, apuntó, la función contralora y legislativa sobre el resto de los poderes constituidos la mantiene el Parlamento.

Publicada por: el andreduardo@gmail.com @AndrEduardo

Video: Alex Urbina / Sumarium

(Caracas, Venezuela) – El presidente de la Asamblea Nacional (AN), Henry Ramos Allup, fue enfático al decir que el Poder Legislativo venezolano no acatará decisiones inconstitucionales del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), a propósito de la anulación por parte del máximo ente judicial de una serie de artículos del Reglamento Interior y de Debates del Parlamento, decisión que éste decidió no acatar.

En declaraciones a la prensa, en los jardines del Palacio Federal Legislativo, Ramos Allup recordó que la Constitución criolla consagra el principio de la separación de poderes y que la AN no está subordinada administrativamente, ni de ninguna otra forma, al Poder Juducial. En todo caso, apuntó, la función contralora y legislativa sobre el resto de los poderes constituidos la mantiene el Parlamento.

Asimismo, sobre el rol constitucional del TSJ de ser el máximo intérprete de la Carta Magna, el presidente de la AN subrayó que el TSJ “no puede interpretar la Constitución contra la Constitución”.

En cuanto al propio caso de la anulación de artículos del Reglamento Interior y de Debates de la AN, que el TSJ hizo dando respuesta a una demanda de la oposición -entonces minoría- introducida en 2011, Ramos Allup aseguró que el “desenvolvimiento” de la actual gestión legislativa “no es” como el anterior, donde la mayoría chavista frecuentemente apagaba los micrófonos de los diputados opositores y hasta los agredían físicamente, mientras el único canal autorizado para entrar al hemiciclo de sesiones apuntaba sus cámaras hacia el techo.

En ese entonces, los representantes de la máxima instancia judicial “no dijeron nada, se quedaron callados”, recordó.

En tal sentido, explicó que con la anulación de artículos por parte del TSJ se ordenan “estupideces” como la prohibición de modificar el orden del día de la AN, incluso si Venezuela entrara en guerra con algún país el mismo día de cualquier sesión, así como que “un punto no puede durar más de dos horas”.

ENMIENDA CONSTITUCIONAL

Sobre el Proyecto de Enmienda Constitucional para acortar el mandato de Nicolás Maduro a cuatro años, sobre el cual el TSJ sentenció que no es aplicable al actual mandatario, Ramos Allup sostuvo que de acuerdo a la Constitución es absolutamente válido.

“Lamentablemente, es muy difícil hablar de derecho constitucional con quienes están ahí por otra cosa y para otra cosa”, expresó, refiriéndose a los magistrados del TSJ.

“Las reformas constitucionales tienen efecto para adelante y para atrás“, agregó, recordando el caso del expresidente Luis Herrera Campins (1979-1984), quien “a pesar de que había sido electo para 5 años, una enmienda le quitó cuatro meses de Gobierno”.

“La única materia que no es retroactiva son las leyes penales que creen delitos (…) o que sea perjudicial para el reo”, agregó.

Sin embargo, a propósito de la propuesta del abogado -antes opositor radical, ahora chavista radical- Hermann Escarrá, que propuso al Gobierno plantear una enmienda para acortar el periodo de la AN, el presidente del Parlamento aseveró: “Si no es aplicable para Maduro, tampoco es aplicable para nosotros (…). Pero preferíría que los tres poderes -Legislativo, Ejecutivo y Judicial- nos hubiéramos sometido a enmiendas” para acortar sus respectivos mandatos.