El vértigo de montaña rusa de las protestas venezolanas

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. DPA).- Las protestas contra el Gobierno del presidente Nicolás Maduro sacuden a Venezuela desde que comenzaron en abril con una carga de violencia y acusaciones recíprocas que aumentan la crispación de una sociedad dividida.

Las protestas cumplen 100 días desde su inicio el 4 de abril y tienen un saldo de 92 muertos y centenares de heridos.

Las claves que explican el conflicto entre gobierno y oposición:

INICIO: A fines de marzo el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) emitió dos sentencias que despojaron a la Asamblea Nacional de sus atribuciones legales. La mayoría opositora acusó al TSJ de haber perpetrado un golpe de Estado en favor del presidente Nicolás Maduro, quien sugirió a los magistrados retirar los fallos. Esto se hizo parcialmente, pero los diputados alegan que se mantiene un “golpe continuado”, contra lo cual convocaron a protestar en las calles hasta que el hilo constitucional sea restituido.

ELECCIONES: La oposición denuncia que el Gobierno cerró las válvulas electorales ya que en 2016 obstaculizó la realización de un referéndum contra Maduro y postergó la elección de gobernadores previstas para ese diciembre. En cambio Maduro propuso una Asamblea Constituyente para reformar la Carta Magna, que es rechazada por la oposición. La Constituyente dio nuevo impulso a las protestas de la oposición, que replicará con una consulta popular simbólica el domingo. Se propone una masiva participación para compararla con la elección de los 545 miembros de la Constituyente del 30 de julio.

PODERES: En medio de las protestas se libra una guerra de poderes. El TSJ ha publicado una serie de sentencias para anular a la Asamblea Nacional y el Consejo Nacional Electoral (CNE) acudió rápido a tramitar la petición de la constituyente de Maduro. Al duelo se sumó la fiscal general, Luisa Ortega Díaz, con duras declaraciones contra la propuesta Constituyente, afirmando que sería un retroceso de los derechos humanos.

MILITARES: Considerada la principal pata de la mesa que sostiene a Maduro la Fuerza Armada cumple las órdenes del gobierno, siendo blanco de críticas de organizaciones de derechos humanos y de la oposición. Varios jefes militares fueron citados a declarar a la Fiscalía General acusados de haber violado los derechos humanos, pero se han negado, amparados en sentencias del TSJ. La fiscal encendió un fuerte reclamo al acusar a soldados de la Guardia Nacional (policía militarizada) de matar a un manifestante por un impacto en el pecho de una bomba lacrimógena, versión que es rechazada por el Gobierno.

OPOSICIÓN: Los dirigencia opositora de las protestas ha ido cambiando el discurso sobre sus objetivos. Primero fue exigir la restitución del orden constitucional, ahora es contra la Constituyente de Maduro. Sin embargo, muchos coinciden en que las manifestaciones continuarán hasta que “salga” Maduro del poder.

MANIFESTANTES: La mayoría son jóvenes, muchos universitarios que dicen estar respondiendo al “llamado” de la resistencia. Los “escuderos”, como se les llama a quienes se abren paso con escudos de madera o metal, conforman una vanguardia que hace frente a las fuerzas de seguridad.

DIÁLOGO: El presidente hace constantes llamados al diálogo y a la paz, pero la respuesta ha sido nula. La oposición recuerda que un intento de conversación fracasó el año pasado y terminó en la desmovilización de las demostraciones de calle. La excarcelación del opositor Leopoldo López, quien ahora cumple su condena de casi 14 años en arresto domiciliario, podría ser el inicio de un nuevo intento de acercamiento. Las exigencias de la oposición para dialogar son: libertad de los políticos presos, respeto a la Asamblea Nacional, atención a la crisis por falta de alimentos y medicinas y elecciones libres.

VÍCTIMAS: Tras 100 días de protestas el saldo es de 92 muertos. La mayoría son jóvenes, muertos de disparos a la cabeza. La Fiscalía General alega que investiga todos los casos. El Gobierno acusa al líder legislativo Julio Borges de promover la violencia en las calles.