Así eran “Megateo” y “Pijarbey”, los dos narcos abatidos

Ambos cayeron en las zonas donde impusieron su ley.

Así eran “Megateo” y “Pijarbey”, los dos narcos abatidosLos ostentosos ‘Megateo’ y ‘Pijarbey’, dos capos muertos en una semana. Crédito: Semana
Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium).- El corregimiento San José del Tarra, y el municipio Cumaribo, no solo comparten la frontera con Venezuela, sino que desde hace tiempo eran el refugio de los capos del narcotráfico en Colombia, “Megateo” y “Pijarbey”, quienes encontraron la muerte en la misma semana.

Lea también: Abatieron al quinto narco más buscado de Colombia

Hasta hace 25 años, según lo relata Alfredo Molano en una de sus crónicas de viaje por Vichada, Cumaribo no era más que “un paradero de buses: tres chozas, dos bares y una casa de citas”. En esa época se comenzaba a sembrar coca, que con los años terminó siendo la salvación para campesinos oriundos del lugar, reseña una nota de Semana.

Lea también: Santos confirmó la caída de alias ‘Megateo’, capo del ELP, en la frontera

Conducido por información de inteligencia, un grupo élite del Gaula de la Policía llegó a ese lugar tras el rastro de Martín Farfán, alias “Pijarbey”. Aunque la búsqueda era compleja por la extensa área del lugar, dieron en el blanco. Ahí Farfán encontraba la muerte tras varios años en el negocio de las drogas.

A diferencia, San José del Tarra es uno de los siete corregimientos de Hacarí. Fue el lugar donde murió Víctor Ramón Navarro, alias “Megateo”, considerado uno de los mayores narcotraficantes del país y quizá quien más veces ha burlado el cerco de las autoridades.

Para los expertos, la muerte de “Megateo” es el golpe más importante desde el operativo que culminó con la muerte de Alfonso Cano, jefe de las FARC, en la Operación Odiseo, desplegada entre finales de octubre y principios de noviembre del 2011.

Mientras “Megateo” era quien controlaba las rutas del narcotráfico en el Norte de Santander, a quien otros narcotraficantes tenían que pagarle por pasar droga a Venezuela, y recibir impuestos por cuanto laboratorio había en el departamento, “Pijarbey” lo hacía en los Llanos. “El campesino es que la produce por necesidad. Hay un problema social. Si el Estados creara un programa donde ellos pudieran sostener a sus familias, no estarían chimbiando con matas”, le dijo “Megateo” a Semana.

LUJOS

Farfán era cabecilla del Bloque Libertadores de Vichada, una de las tantas bandas criminales que hay en el país. De acuerdo con el reporte policial, alias “Pijarbey” no sólo controlaba las rutas de narcotráfico en Vichada, también lo hacía en Meta y Guaviare hacia la frontera con Venezuela.

También se financiaba mediante la extorsión, oficinas de cobro y ajustes de cuentas en estos departamentos. “Pijarbey” era adicto a la pornografía. Explotaba sexualmente a adolescentes de Vichada. Cuando se fijaba en alguna, la sometía, incluso llenaba con tierras, ganado, vehículos y dinero a los padres de quienes convertía en sus enamoradas.

También le gustaba la santería. Dos pitonisas de Urabá y Chocó le hacían los rituales para implorar protección a seres supremos. El oro era una de sus debilidades, incluso obligaba a sus escoltas a portar alguna joya de este metal con el argumento de que repelía la mala suerte y las malas energías. Una colección de relojes de oro con incrustaciones de diamantes hacía parte de sus elementos más excéntricos.

Categoría: América Latina | Claves: Colombia Megateo Pijarbey