“En la revolución finalmente son brillantes para la destrucción”

"Por ejemplo, un desodorante es visto como un trofeo, por los niveles de escasez. ­Y eso nos lleva a envidiarles a otros países cosas absolutamente cotidianas. La prensa también está afectada. Nuestros periódicos ahora son tan esqueléticos como los anaqueles de comida y los hospitales. Es un país anémico", sostuvo Leonardo Padrón.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

Leonardo Padrón. Crédito: Tal Cual

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium) – El escritor venezolano Leonardo Padrón dijo en una entrevista con el diario Tal Cual, con respecto a Venezuela, que “se nos perdió el país decente, mucho más cordial”, a propósito de la debacle socio-económica que azota a la nación bolivariana.

“Se nos perdió un país decente, mucho más cordial. No soy de los que esgrime que somos el mejor país del mundo. Es un engaño, porque si así fuera, no hubiéramos llegado a esto. Llegamos a este pantano oscuro donde la premisa es el trasnocho ideológico. Venezuela está signada por la tragedia del petróleo”, expresó.

Asimismo, en cuanto al proyecto político llevado a cabo por el finado expresidente Hugo Chávez y ahora por Nicolás Maduro, Padrón fue tajante en afirmar que en “la revolución finalmente son brillantes para la destrucción. El apocalipsis en toda su versatilidad”.

“Por ejemplo, un desodorante es visto como un trofeo, por los niveles de escasez. ­Y eso nos lleva a envidiarles a otros países cosas absolutamente cotidianas. La prensa también está afectada. Nuestros periódicos ahora son tan esqueléticos como los anaqueles de comida y los hospitales. Es un país anémico”, agregó.

Sin embargo, calificó a la oposición como “una gripe mal curada”, porque ha tenido “lamentables errores” como “no saber desterrar las rencillas internas, los egos, ni privilegiar las circunstancias que vivimos y la angustia del ciudadano de a pie”.

“Por desechar los partidos políticos es que llegamos a Chávez, porque se creyó que llegó el Mesías. Si la oposición no capitaliza el descontento del país será su fracaso histórico más ruidoso”, apuntó, antes de recomendar un “tsunami electoral” como pistoletazo de salida para “el nacimiento del país”.