eluniverso

En las calles

En Quito, Guayaquil, Cuenca, Ambato ha habido expresiones de desacuerdo o descontento con decisiones gubernamentales.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Editorial El Universo). En los últimos días el país ha sido testigo de varias manifestaciones públicas de contenido político. En Quito, Guayaquil, Cuenca, Ambato ha habido expresiones de desacuerdo o descontento con decisiones gubernamentales.

Los motivos han sido diversos: protesta por el anuncio del aumento al impuesto a las herencias y a la plusvalía, descontento con la Ley de Aguas, pedido de que la Ley de Tierras se apruebe en consenso con las comunidades, moratoria del decreto minero, rechazo a la Ley Orgánica de Régimen Especial de Galápagos, entre otros. Los participantes en las marchas y plantones han sido de los más diversos sectores ecuatorianos.

También, como era de esperarse, han salido los simpatizantes del Gobierno y algunos de sus funcionarios a hacer pública su decisión de respaldar al régimen. Unos y otros tienen derecho a hacer públicos sus criterios.

Sin embargo, es importante considerar que cuando la calle, los gritos y las pancartas se convierten en las formas de expresión ciudadana, generalmente, es cuando no se visualizan o no se confía en otras formas o espacios para manifestar lo que se piensa y lo que se espera de un gobierno que, en democracia, es para todos.

El país requiere que encontremos esos caminos para que podamos crecer en justicia, equidad y paz.

Categoría: Opinión