En Venezuela “hay más riesgo de ser secuestrado” que en México

“Ya está muy claro lo que hay que hacer para reducir los secuestros. Si no se hace es porque no hay disposición o motivación para afrontarlos”.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium).- Según el especialista Marcos Tarre Briceño, “en Venezuela hay más riesgo de ser secuestrado que en México”. Esta fue su conclusión tras analizar las cifras de secuestros en Latinoamérica. Venezuela está de segundo lugar con respecto al número de casos reportados, pero es el primero cuando se refiere al promedio por habitantes.

El país ocupó el 5º lugar entre los países del mundo con mayor incidencia de secuestros, en el ranking de Control Risk, de diciembre del año pasado. México, India, Nigeria y Pakistán le anteceden. Después de Venezuela, en el sexto lugar estaba Líbano, seguido de Filipinas, Afganistán, Colombia e Irak, reseña un trabajo de La Razón.

México reporta un promedio de 2.340 secuestros convencionales por año, Venezuela 1.000, Brasil 300 y Colombia 2.000 según datos de 2013 y 2014. Pero cuando se establece la cantidad de casos por 100.000 habitantes, Venezuela pasa al primer lugar con una tasa de 3,26 secuestros frente a 1,93 de México; 0,49 de Colombia y 0,15 de Brasil. La población mexicana alcanza los 130 millones y la venezolana apenas supera los 30 millones de habitantes.

Si se le pregunta a Marcos Tarre Briceño cuándo comenzó Venezuela a incrementar sus cifras de secuestros, responde de inmediato “1999”. Para esa época, entre 1999 y 2000, el país registraba un promedio de 60 casos anuales, todos en estados fronterizos y vinculados a grupos irregulares colombianos.

Luego pasaron varias cosas. “Recién llegado el presidente Chávez ocurre el secuestro de Antonio Nagen y se designa a Ramón Rodríguez Chacín para mediar. Después ocurrió el secuestro de Richard Boulton y se aplicó lo mismo”. En 2006 se registra el secuestro de los hermanos Faddoul y Miguel Rivas, chofer de la familia, donde los delincuentes terminan asesinándolos 40 días después.

Lo que siguió fue una especie de “perfección”, con el surgimiento del secuestro exprés y su auge. A diferencia del extorsivo, este se caracteriza por ser improvisado, no amerita la investigación previa de la víctima ni planificación, el cobro de rescate es sencillo y el vehículo sirve para el traslado y reclusión.

Categoría: Venezuela | Claves: Suceso