En Venezuela “no hay salida institucional” a la crisis sin una Constituyente

Diego Arria consideró que el actual Poder Judicial "es el muro de Berlín y, mientras no tumbemos el muro de Berlín, no tendremos ninguna salida" a la agobiante crisis.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

Video: Diego Arria / Facebook

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium) – El diplomático venezolano Diego Arria afirmó este lunes que para la estrepitosa debacle socio-económica de la nación bolivariana “no hay salida institucional”, excepto por la vía de una Asamblea Nacional Constituyente que refunde la República.

En una transmisión en vivo a través de su cuenta en Facebook, Arria sostuvo que el Gobierno de Nicolás Maduro es “un régimen asociado a las peores causas de la humanidad”, por lo que la suerte de Venezuela no debe dejarse solo en manos de los diputados opositores de la Asamblea Nacional (AN) electos en diciembre.

En tal sentido, a propósito de las numerosas e instantáneas decisiones del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) en contra de todas las medidas y leyes de iniciativa opositora aprobadas por la AN, el diplomático consideró que el actual Poder Judicial “es el muro de Berlín y, mientras no tumbemos el muro de Berlín, no tendremos ninguna salida” a la agobiante crisis.

Pensando a futuro, insistió en que mientras el chavismo mantenga su dominación sobre el resto de los poderes públicos, “no importa quién sea el presidente” de la República, pues “no se podrá gobernar”.

“Son capaces de cualquier cosa”, agregó, explicando que el TSJ podría sentenciar cualquier cosa para destituir a un jefe de Estado opositor.

Arria hizo un llamado a los dirigentes opositores a hacer presión en el tema de la nacionalidad de Maduro, quien no ha presentado su partida de nacimiento ante la AN, ni ante el CNE, según las más recientes declaraciones de la rectora Tibisay Lucena al respecto.

Esa es “una de las protestas más fuertes que debemos hacer”, subrayó el diplomático, que cifró el rechazo nacional hacia el Gobierno en más de 80%.

Por otra parte, llamó a hacer “un esfuerzo” por lograr los votos de países necesarios para aplicar la Carta Democrática Interamericana a Venezuela, algo que pondría al Gobierno en un estatus “casi forajido” ante la comunidad internacional, acorde a las numerosas denuncias de violaciones de derechos humanos en el país suramericano.

Al respecto, destacó que Hugo Chávez “tuvo comprados a la mayoría de los países de América Latina” cuando el precio del barril de petróleo estaba por encima de 100 dólares estadounidenses (USD), teniendo entonces los potenciales votos de dos terceras partes de los miembros de la Organización de Estados Americanos (OEA), organismo al que le compete la aplicación de la Carta.