En espera de mejoras y diálogo, ONU cierra reunión informal sobre Venezuela

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

VPI

(Naciones Unidas, EEUU. Agencias ).- El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas abordó por segunda vez este año la situación política de Venezuela.

Tras intentar sin éxito el pasado mayo introducir la cuestión en la agenda del Consejo de Seguridad de la ONU, el Gobierno estadounidense organizó hoy una reunión informal de este órgano para volver a poner sobre la mesa los supuestos abusos de Maduro y la necesidad de una reacción internacional.

El movimiento fue calificado como un “acto hostil” por Venezuela, que recibió el apoyo de Rusia y China, dos de las potencias permanentes del Consejo de Seguridad, que optaron por boicotear el encuentro.

“La situación en Venezuela es más que una tragedia humana” y “plantea una amenaza directa a la paz y la seguridad internacional”, aseguró la embajadora estadounidense Nikki Haley en la reunión.

“La situación que se está desarrollando en Venezuela es mucho más que una tragedia humana. La crisis en Venezuela hoy plantea una amenaza directa a la paz y seguridad internacional”, defendió.

Como ejemplo, señaló el impacto que están sufriendo los vecinos del país, que han tenido que acoger a muchos venezolanos como consecuencia de “la violencia y pobreza que el régimen corrupto de Maduro ha impuesto a su gente”.

En la reunión, los miembros del Consejo escucharon varios testimonios sobre la situación en Venezuela, incluido el de el coordinador internacional de la ONG Foro Penal, Julio Henríquez, que denunció el incremento dramático en el número de presos políticos y el uso de la fuerza contra manifestantes.

El alto comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Zeid Ra’ad Al Hussein, calificó de “grave” la situación y recordó que su oficina ha documentado abusos serios por parte de las autoridades durante las protestas de este año.

“Si no se toman pasos para hacer frente a las serias violaciones de los derechos humanos en Venezuela, estoy muy preocupado por el negativo efecto desestabilizador que puede tener en el conjunto de la región“, dijo Zeid.

Además, la embajadora estadounidense en la ONU dijo que fue presionada por países latinoamericanos para no celebrar la reunión y no ocultó su decepción por la decisión de varios países que “cedieron a la presión venezolana” y no acudieron al encuentro.

“La meta no es denigrar a nadie. Esto no es para humillar a una región. Esto es solo para levantar a una región”, explicó.

Estuvieron ausentes de la reunión países claves del Consejo como Rusia y China, así como Bolivia y Egipto, entre otros.

“No creemos que el Consejo de Seguridad deba involucrarse en este tema en este momento, de ninguna manera”, dijo a periodistas el embajador ruso Vassily Nebenzia. Esto es “inmiscuirse en los asuntos internos de Venezuela”, estimó.

Venezuela denunció por su lado “un acto hostil de los Estados Unidos” que es “a todas luces un acto injerencista”, según declaró el embajador Rafael Ramírez.

Pese a ello, al encuentro sí asistieron una mayoría de los Estados miembros, aunque algunos como Uruguay dejaron claro que la cita no era oficial y que creen que la crisis venezolana no merece estar en la agenda del Consejo de Seguridad.

La mayoría de los Estados abogaron por un diálogo confiable que atienda las necesidades del pueblo venezolano, al tiempo que la propia representación estadounidense se mostró esperanzada en que sé registren “mejoras” en la situación; y pidió a los venezolanos “no rendirse”.

ALMAGRO RECLAMÓ ACTUACIÓN CONTRA MADURO

El secretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, que inició la ronda de intervenciones en la reunión informal de la ONU, reclamó que la comunidad internacional actúe contra el Gobierno venezolano.

Defendió que ningún país “puede ignorar lo que está sucediendo en Venezuela” ni ser “complaciente con la violación sistemática de los derechos humanos” por parte del Ejecutivo.

El excanciller uruguayo, una voz muy crítica con el Gobierno venezolano, insistió en que “el régimen de Caracas presenta una amenaza constante para la prosperidad, la salud y la vida de los ciudadanos” y supone un “factor esencial de desestabilización social y política en la región”.

Por ello, consideró que el Consejo de Seguridad debe ocuparse de la crisis, a pesar de que varios de sus miembros se oponen por creer que la situación no supone una amenaza para la paz y la seguridad internacionales y, por tanto, no entra en su mandato.

Almagro, sin embargo, advirtió que “el silencio” o las “excusas metodológicas” en el ámbito internacional “son de las principales causas para que el régimen venezolano aún torture, asesine, persiga y tenga presos de conciencia”.

Por ello, argumentó que hay sólo dos opciones: “Que intereses políticos, ideológicos, económicos o personales nos hagan mirar para el costado o que cumplamos con nuestro deber, con nuestros valores, actuando en favor de la restitución de las libertades fundamentales en Venezuela”.
Almagro insistió en que “es hora de tomar las medidas necesarias” para superar la crisis en Venezuela, entre las que incluyó “sanciones cada vez más severas” contra el Gobierno y un embargo petrolero.

“La muerte, la pobreza y el sufrimiento son responsabilidad directa de este Gobierno, de su ineficiencia, de sus actividades criminales y de su corrupción”, recalcó.

ASÍ LO LLEVAMOS EN VIVO:




Categoría: Venezuela | Claves: ONU