Sesión sobre Venezuela en la OEA termina lejos de la diplomacia y sin acuerdos

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium).- La Organización de Estados Americanos (OEA) celebró este martes una sesión extraordinaria sobre Venezuela pedida por 18 países para instar al presidente Nicolás Maduro a fijar un calendario electoral y liberar políticos presos.

La solicitud suscrita por México, Argentina, Panamá, Brasil, Colombia, Estados Unidos, Honduras, Guatemala, Uruguay, Paraguay, Canadá, Costa Rica, Chile, Perú, Barbados, Bahamas, Santa Lucía y Jamaica fue rechazada por Samuel Moncada designado recientemente como nuevo embajador de Venezuela ante la OEA.

Moncada señaló que Venezuela se opone a la realización de este Consejo Permanente porque, a su juicio, viola el espíritu y letra de la OEA. Catalogó de “carácter intervencionista” el contenido de la discusión y aseguró que protestarán enérgicamente la sesión.

Bolivia y Nicaragua también se opusieron a la sesión, por lo que debió someterse a votación el orden del día, el cual fue aprobado con 20 votos a favor y 11 en contra.

La sesión se inicio dos horas más tarde de lo previsto, después de que Venezuela, con el apoyo de Bolivia y Nicaragua, tratara de impedir la celebración alegando que la reunión viola el principio de “no intervención en los asuntos internos de los Estados miembros”.

Pese a la insistencia de Venezuela en protestar el debate de la OEA, los países empezaron a exponer sus consideraciones en torno a la crisis que enfrenta el país petrolero.

El representante de México en la OEA, señaló que antes de la aplicación de la Carta, deben agotarse esfuerzos diplomáticos “razonables”. Mientras Canadá instó a no permitir “que continúe la crisis y la erosión de la Constitución en Venezuela”.

Perú consideró que una medida que podría ayudar es “un grupo de contacto, de países amigos, para que se entable un diálogo entre Gobierno y oposición que permita la atención urgente” de los temas prioritarios de la crisis.

Colombia abogó porque en Venezuela se den las peticiones del informe de Almagro: separación de poderes, respeto al Estado de derecho, liberación de presos políticos, y un calendario electoral que incluya las regionales que no se realizaron el al año pasado y también unas presidenciales. Igualmente insistió en que “al hablar de diálogo debe existir un compromiso real, genuino, de sentarse a dialogar hasta encontrar soluciones” de ambas partes porque no se puede avanzar si el proceso se interrumpe continuamente.

Argentina llamó a la delegación venezolana a entender la sesión “no como una injerencia sino como lo que es: una genuina preocupación” por la crisis “casi integral” que se vive en Venezuela.

En este sentido, reiteró su “irrestricto respaldo al diálogo” y solicitó que “para que sea conducente y no sea nada más una pantalla” se avancen en los acuerdos y sean respetados.

ESTADOS UNIDOS

La delegación de Estados Unidos enfatizó que en Venezuela se están padeciendo problemas importantes y no se debe olvidar quienes están pagando las consecuencias.

Lamentó que el gobierno de Nicolás Maduro “desgraciadamente” se muestre reacio a aceptar la mano que se le extiende para solventar la crisis.

Instó a Venezuela actuar de manera coherente con su constitución; y dijo que la sentencia emitida por el TSJ el día de hoy es muestra de la ruptura del orden constitucional.

En este sentido, abogó porque se encuentren soluciones a los problemas que mantienen el diálogo entre el gobierno y la oposición venezolana estancado.

“UNA FALTA DE RESPETO”

Haití por su parte consideró el informe de Almagro como “una falta de respeto” al no haber sido consultado a los países miembros. “La República de Haití quisiera pedir que las actas reflejen que ese informe de la secretaria general lo consideramos como un rumor únicamente y que no hemos podido leerlo según el reglamento de la organización (…) sin embargo es un rumor de nuestra preocupación al solicitares la suspensión de Venezuela y elecciones en ese país”.

Nicaragua rechazó la sesión por considerar que “se quiere convertir” a la OEA en un tribunal internacional; igual posición adoptó Bolivia, no obstante celebró que “hayan países que aún apuesten por el diálogo, única vía para la resolución” de la situación en Venezuela.

“No podemos estar de acuerdo con documentos y planfletos que se ventilan en redes sociales por parte del señor Almagro (…) en una actitud golpista. El actual secretario general ha perdido toda su legalidad y lleva a este organismo a su destrucción”, aseveró el representante boliviano.

ALMAGRO

“La defensa de la democracia es el pilar constitucional de esta organización, las libertades fundamentales, los Derechos Humanos y la democracia debe imperar no solo cuando en conveniente sino en todo momento”, manifestó Almagro.

En este sentido, alegó que “no es intervencionista la defensa internacional de la democracia ni la protección de derechos humanos”.

Y consideró que los pasos que se han dado en el organismo son “gigantescos” al considerar que los países “han demostrado su compromiso al momento de discutir los temas importantes”. Valoramos la decisión de los países de convocar esta sesión así como anteriores, agregó Almagro.

Finalmente remarcó que “llamar a elecciones en un plazo breve es lo opuesto a un golpe de Estado, es la solución democrática” a la crisis venezolana. 

VENEZUELA

El embajador de Venezuela ante la OEA, Samuel Moncada, remarcó al final de la sesión que se consumó un acto injerencista de “absoluta violación al derecho internacional”.

No obstante, agradeció a los “países que participaron de buena voluntad” y respaldaron la posición de Venezuela que, dijo, es en favor de todos los países miembros de al OEA. “En algún momento algunos de ustedes se encontrarán en una situación parecida o peor a la nuestra, como en el pasado ha ocurrido, por lo tanto no estamos defendiendo solo a Venezuela. Véanse en ese espejo”, remarcó.

Posteriormente rechazó “la grosera participación” de los 14 países firmantes de la convocatoria de la sesión, quienes -enfatizó- se “autodescalificaron” como actores de buena voluntad en la crisis de Venezuela al “desconocer la Constitución venezolana”.

Moncada intentó responder en un tono descalificador a Brasil, Colombia, Canadá y Estados Unidos al referirlos como parte de algunas de las naciones “más grandes” que presionaron a países hermanos para lograr la sesión.

En su discurso, el embajador de Venezuela ante la OEA calificó al gobierno de Brasil como un golpe de Estado; pidió a Colombia parar la producción de cocaína “si de verdad desean ayudar a Venezuela”. Criticó la mirada ciega de Canadá hacia los demás problemas que enfrentan otras naciones e instó al gobierno de Estados Unidos a derogar el decreto de Obama y devolver el dinero “que se han llevado los corruptos” como un “gesto de buena voluntad”.

Tras el airado tono de Moncada, varias naciones amenazaron con retirarse y solicitaron a la presidencia del Consejo Permanente que levantara la sesión si el representante de Venezuela no se apegaba al orden del día y mantenía un tono respetuoso.

Para cerrar su participación y la reunión, Venezuela manifestó su rechazó “en todos los términos” a lo que ocurrió durante la sesión y dijo lo combatirá “en todos los términos”.

LEA TAMBIÉN: Veinte países emplazan a la OEA a concretar una hoja de ruta sobre Venezuela

Crédito: EFE

Crédito: EFE

Crédito: EFE

Crédito: EFE

Crédito: EFE

Crédito: EFE

Crédito: EFE

Crédito: EFE