Endeudarse, entre la necesidad y la previsión

Usar las tarjetas de crédito, acceder a los servicios de un prestamista o pedirle dinero a un familiar son muchas veces las únicas alternativas de los venezolanos ante la incapacidad adquisitiva de sus ingresos.

Endeudarse, entre la necesidad y la previsiónLa drástica reducción del poder adquisitivo de los venezolanos ha empujado a muchos a las deudas. Crédito: Ariana Cubillos / AP / Archivo
Publicada por: el andreduardo@gmail.com @AndrEduardo

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium) El vicio del endeudamiento parece ser un efecto secundario de la pérdida del poder adquisitivo del venezolano común y del valor mismo del bolívar.

En el país con la inflación más alta del mundo, que según cifras del Banco Central de Venezuela (BCV) cerró en 2014 con una tasa de 68,5% y con pronósticos desalentadores de organismos internacionales, muchos prefieren cambiar todos sus bolívares por bienes y servicios en vez de guardar para un futuro.

Y es que a pesar de ser un antivalor, el endeudamiento en la nación bolivariana resulta más “barato” que reunir dinero para adquirir cualquier cosa. Las tasas de interés de las tarjetas de crédito, por ejemplo, promedian un 29% con financiamiento rotativo de hasta 48 meses; algo muy por debajo de las cifras de inflación.

ENDEUDARSE PORQUE NO ALCANZA EL SUELDO

Usar las tarjetas de crédito, acceder a los servicios de un prestamista o pedirle dinero a un familiar o amigo para luego devolvérselo son muchas veces las únicas alternativas de los venezolanos ante la incapacidad adquisitiva de sus ingresos.

En tal sentido, según datos recopilados por el Centro de Documentación y Análisis Social de la Federación Venezolana de Maestros (Cendas-FVM), el costo de la Canasta Básica Familiar subió a Bs 37.960,36 en el mes de abril, siendo el salario mínimo vigente de Bs 6.746,98.

“Si no pido dinero prestado, no llego a fin de mes. Las tarjetas de crédito son las que normalmente uso, pero en este momento las tengo en el borde del límite de crédito, así que tendré que recurrir a algún particular”, dijo a Sumarium.com Elianni Pernía, trabajadora del área de restaurantes de un concurrido centro comercial de Caracas.

COMPRAR ANTES DE QUE SUBAN MÁS LOS PRECIOS

Dado el grave problema inflacionario que afronta Venezuela, no se sabe qué tan costoso será un determinado producto la próxima vez que vuelva a ser visto.

Bien sea porque se trata de un producto escaso, que al ser comprado inmediatamente evitaría tener que caer en el mercado informal o comprarle a los denominados bachaqueros, o porque la inflación elevará en poco tiempo su precio más allá del costo de un préstamo, la opción de muchos es comprar lo antes posible.

“Si hoy se adquiere un vehículo con valor hipotético de 2 millones de bolívares, mediante un crédito a 36 meses y a una tasa de 24%, se van a pagar cerca de Bs 900.000 en intereses, pero al cabo de 36 meses el vehículo sin duda costará mucho más de 3 millones de bolívares, por lo que resulta ser una excelente inversión endeudarse para adquirir cualquier tipo de activos”, comentó Manuel Adolfo Díaz, empresario zuliano del ramo de servicios para comida rápida.

PRONÓSTICOS DESAGRADABLES

En su más reciente reporte sobre la economía venezolana, basado en el desempeño del primer trimestre, America Merrill Lynch (Bofa) abandonó el tono favorable que había caracterizado sus informes y anunció que en 2015 se mezclarán en Venezuela una caída de 4% en la economía y una inflación de 174,4%.

Asimismo, el economista Jesús Casique afirmó recientemente, en una entrevista con el canal privado Globovisión, que según el informe de enero del Fondo Monetario Internacional (FMI) Venezuela registrará una inflación este año de 96,8%.

También Luis Vicente León, economista y presidente de la firma Datanálisis, advirtió que la inflación venezolana podría llegar a 140% en 2015.

¿AHORRAR EN BOLÍVARES?

Para Asobancaria, el gremio representativo del sector financiero colombiano, el ahorro es una actividad fundamental pues permite mantener fondos para emergencias y gastos médicos, así como adquirir un bien inmueble, un automóvil, entre muchos otros.

Además, expertos en el tema estiman que la mejor edad para comenzar a ahorrar es entre los 20 y los 65 años, ya que en ese periodo es cuando la persona obtiene ingresos mayores a los egresos que genera y puede acumular fondos para el momento en el que deje de laborar y decida retirarse.

“El dinero que hoy se tiene en una cuenta, literalmente mañana no compra lo mismo”

Sin embargo, en el caso venezolano, el empresario Díaz asegura que ahorrar en bolívares es una verdadera “locura”, por lo que recomienda refugiarse en otras monedas.

“¿Ahorrar en bolívares? ¡Es una locura! El dinero que hoy se tiene en una cuenta, literalmente mañana no compra lo mismo; pierde poder día tras día. (…) Claro, esto no quiere decir que no deba contarse con un colchón para imprevistos, pero cualquier ahorro serio debe hacerse en moneda extranjera”, puntualizó.