ENH: “En punto muerto” el tema de la salida de Maduro del poder

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium) – El periodista Antonio María Delgado publicó en el diario El Nuevo Herald que se encuentra “en punto muerto” en el diálogo el “tema principal” de la agenda de la oposición que es la separación de Nicolás Maduro de la presidencia.

Según precisa, dirigentes y diputados comentaron que las partes están “estancados” en el ese punto, mientras que el Primer Mandatario venezolano sigue realizando sus actividades bajo la tesis de que gobernará hasta todo el período presidencial.

El diputado a la Asamblea Nacional (AN) por la Unidad, William Barrientos, y quien es uno de los representantes de la oposición en la mesa de negociación, apuntó que “todavía no hay una clara señal sobre los seis puntos cardinales que se le planteo al Gobierno, en las que debe ceder”

“Ellos (los del Gobierno) ofrecen realizar las elecciones de gobernadores en el segundo trimestre, las elecciones de que corresponde bajo la Constitución realizarlas en diciembre. Nosotros estamos señalando que no, que deben realizarse este año“, dijo.

Asimismo, en cuanto al tema de la realización del Referéndum Revocatorio este año, el Gobierno “no ha dado su brazo a torcer”, así como ha “pateado” la propuesta de la MUD de adelantar las elecciones presidenciales.

A CONTINUACIÓN EL TEXTO ÍNTEGRO PUBLICADO POR EL MEDIO:

El diálogo auspiciado por el Vaticano entre el régimen bolivariano y la oposición podría conducir próximamente a la apertura del canal humanitario, y permitir que Venezuela reciba donaciones de alimentos y medicinas urgentemente necesitadas, pero las partes aún están en un punto muerto sobre el principal punto de la agenda: la separación de Nicolás Maduro del poder.

Diputados y dirigentes familiarizados con el diálogo dijeron que las partes siguen estancadas en el espinoso tema sobre la permanecía de Maduro en el poder y que el gobernante bolivariano sigue operando bajo la tesis de que él cumplirá el resto del actual período presidencial.

Es una postura que acentúa el riesgo de violencia, dada la creciente desesperación de la población ante el colapso de la economía del país sudamericano.

“Todavía no hay una clara señal sobre los seis puntos cardinales que se le planteo al gobierno, en las que debe ceder”, manifestó el diputado William Barrientos, quien forma parte de la representación opositora en la mesa de negociaciones.

“Ellos ofrecen realizar las elecciones de gobernadores en el segundo trimestre, las elecciones de que corresponde bajo la constitución realizarlas en diciembre. Nosotros estamos señalando que no, que deben realizarse este año”, sostuvo.

La oposición venezolana había fijado para el viernes la fecha tope para ver si seguía sentada en la mesa de diálogo y sus dirigentes tenía previsto reunirse esta noche para decir cuales serán sus próximos pasos.

Sobre el tema central, de permitir que la población venezolana se pronuncie este año sobre el gobierno a través de un referendo que revocaría el mandato de Maduro, el régimen no ha dado su brazo a torcer y ha pateado el tablero en la propuesta que previamente había colocado sobre la mesa de adelantar las elecciones presidenciales para el próximo año.

El régimen si ha dado indicios de que finalmente estaría dispuesto a permitir la apertura del “denominado canal humanitario” que permitiría el ingreso al país de donaciones de alimentos y de medicinas por parte de otras naciones.

Pero incluso esa nueva disposición del régimen se produce gracias a los buenos oficios del Vaticano. El régimen inicialmente había luchado en contra de esa moción porque aceptar la ayuda internacional también significa reconocer el grave desastre económico provocado por el chavismo en un país rico en petróleo.

“Allí, sobre el canal humanitario, hay prácticamente un consenso, pero principalmente debido a la participación de la Santa Sede”, explicó Barrientos.

Por otro lado, el régimen se ha mostrado dispuesto a superar el estancamiento sobre la suspensión de los tres diputados de la oposición provenientes del estado Amazonas, convocando elecciones para esos cargos en un plazo de treinta días.

Barrientos dijo que ese es una propuesta que no incomoda a la elección demasiado, ya que siente certidumbre que ganaría esas elecciones fácilmente.

Pero el régimen no está brindando ninguna señal de que está dispuesto a ceder sobre la permanencia del poder de Maduro, lo cual le resta importancia a cualquier concesión que el régimen esté dispuesto a otorgar.

“Si yo formara parte de la Mesa de la Unidad [organización que aglutina a los partidos de la oposición], yo en este momento me sentiría engañado por el Vaticano”, manifestó desde Washington Antonio De La Cruz, director ejecutivo de la firma de asesores Inter American Trends.

“Y me sentiría engañado porque la MUD conoce bien al gobierno, y ya conoce bien a los tres ex presidentes y entra en el diálogo confiando en que el Vaticano tenía eso ya amarrado. Y que en consecuencia el régimen mostraría una actitud diferente”, enfatizó.

Para ir al diálogo, la oposición se vio obligada a desactivar todos los mecanismos de presión y de lucha política que tenía hasta ese momento, que era las manifestaciones masivas, el juicio político del presidente y las gestiones internacionalmente para que la Organización de Estados Americanos activara la Carta Democrática para encarar la crisis en Venezuela, dijo.

“Todo eso se desactivó porque el Vaticano nos convenció de que podría hacer sentar al gobierno y entrar en una verdadera mesa de diálogo”, manifestó De La Cruz.

“Pero cuando la realidad nos enseña que ahora en vez de menos, hay más presos políticos, y luego vemos que Maduro que no está realmente dispuesto a conversar y que más bien dice, aquí no me sacan ni con balas ni con votos, y luego tenemos una resolución del Tribunal Supremo de Justicia que reafirma la muerte del referendo revocatorio al decir que el 20 por ciento de las firmas no se pueden tomar, entonces hermano, aquí no hay más que salir y decirle a la nación: nos engañaron, aquí no hay intensión de dialogar”, manifestó.

Los analistas dijeron que Maduro parece estar jugando un juego muy peligroso al cerrar las salidas electorales de Venezuela para luego ofrecer un diálogo que busca más dilatar la presión que buscar realmente soluciones a la desesperante situación del venezolano.

“La paz entró en cuenta regresiva en Venezuela porque la situación está demasiado difícil como para que podemos pensar que el diálogo pueda ser duradero en el tiempo sin que realidad se ofrezcan respuesta al mal vivir de la gente”, manifestó el escritor y ex diputado Nelson Chitty La Roche.

“Ya entramos en el campo minado. En cualquier momento esto va a explotar. Y la tesis de Maduro es, yo llegó hasta el fin de mi mandato. A mi no me pueden deponer sino es hasta las elecciones del 2019”, agregó Chitty La Roche.

Para el dirigente, Maduro está apostando a que la población se mantenga tranquila porque ya se encuentra muy cerca de la temporada navideña, y está por recibir en sus puestos de trabajo las abultadas bonificaciones y utilidades.

Esos pagos normalmente generan una falsa sensación de bienestar porque la gente siente que tiene dinero en el bolsillo para gastar.

Pero el efecto no debería durar mucho en esta ocasión, advirtió Chitty La Roche.

“Francamente, la situación está realmente crítica en este momento porque no se consiguen elementos indispensables como las medicinas. Lo cual es terrible”.

“La permanencia de Maduro hasta el 2019, es verdaderamente inaceptable para los venezolanos”, manifestó.