ENH: Invasores de las políticas del mal se burlan de la Constitución

Maduro no guarda ni siquiera las apariencias de su control en el máximo poder “independiente” de justicia.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Redacción Sumarium) – Al observar que la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia declara inconstitucional hasta ahora las resoluciones adoptadas por la actual Asamblea Nacional, embarga al común de las personas una gran frustración e impotencia que incentiva tomar acciones para dar al traste con el gobernante, señala Manuel Corao en un artículo para El Nuevo Herald.

A su juicio, ante las arbitrariedades continuar el camino de la legalidad producirá las consecuencias anheladas de reconducción hacia un régimen de libertades. Cualquier otra actitud será un salto al vacío.

A continuación el texto íntegro:

Podemos escuchar en círculos de venezolanos una queja común por la falta de consecuencias de las leyes recientemente aprobadas por la mayoría de diputados de la oposición en la Asamblea Nacional.

El común de los ciudadanos esperó que las decisiones adoptadas por el ente legislativo de inmediata aplicación posterior a su publicación trajeran las ansiadas consecuencias, que fue la razón fundamental por la cual la gran mayoría votó por los adversarios al comunismo en las elecciones legislativas del pasado 6 de diciembre.

La actual directiva se encuentra conformada por representantes del pueblo. Enfatizo tal concepto para destacar que se cumplieron todos los requisitos establecidos para la escogencia de ley.

Ello no ha sido posible poner en práctica por la actitud delincuencial de Nicolás Maduro y la banda incrustada en los Poderes del Estado.

Al observar que la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia declara inconstitucional hasta ahora las resoluciones adoptadas por la actual Asamblea Nacional, embarga al común de las personas una gran frustración e impotencia que incentiva tomar acciones violentas unitarias o en grupos para dar al traste con el gobernante.

Es tal el descaro de los magistrados del ente regidor de justicia que la opinión pública nacional se entera de las premisas adoptadas a través del residente en el Palacio de Miraflores. Maduro no guarda ni siquiera las apariencias de su control en el máximo poder “independiente” de justicia, cuando anuncian que la ley tal o cual ha sido rechazada por inconstitucional.

De ser esta una estrategia para demostrar que no saldrán del poder vía las leyes de la república ya que controlan la mayoría de jueces; la actuación ilegal traerá las consecuencias ejemplarizantes archiconocidas por estar plasmadas en los anales de la historia. Cual tsunami serán arrastrados a las mazmorras del estado luego de juicios sumarios o apegados a los códigos.

La desesperación por tal burla continuada bien podría motivar al individuo que deambula de cola en cola sin conseguir comida, hospital tras clínica sin atinar la procura para sus males; buscar de morgue en depósito mortuorio al ser querido; industria tras comercio sin hallar empleo, tomar la drástica decisión de atentar contra cualquier inocente funcionario al hacerle culpable de sus males por la desastrosa conducción del país por parte de los comunistas.

Sin duda todo ello es entendible; pero la desesperación es mala consejera. Continuar el camino de la legalidad producirá las consecuencias anheladas de reconducción hacia un régimen de libertades. Cualquier otra actitud será un salto al vacío.

Asumir las mismas actitudes violentas apartados de la convivencia ciudadana es conducirse como los actuales gobernantes. Apoyar en las calles pacíficamente las iniciativas de los diputados es el mejor camino para volver a la era del respeto a las libertades individuales y colectivas.

El bravucón Diosdado Cabello en una suerte equivocada por dar a demostrar su permanencia en el poder por cualquier vía, cuando las encuestas de febrero demuestran que son rechazados por el pueblo, que espera en casi su totalidad la pronta partida de este como de Maduro Moros; deja al descubierto su política de hambre, la cual aplican con la ausencia de los principales productos de la dieta de los venezolanos, como por igual permitir al hampa la toma de calzadas y avenidas para motivar hechos violentos que justifiquen el cierre del ente legislativo y continua burla del texto fundador.

No debe darse a los comunistas al mando la excusa que logre apartar a los venezolanos del apoyo internacional logrado por continuadas denuncias respaldadas por hechos, que demuestran los reiterados intentas por radicalizarse hacia un régimen de fuerza.

Los corruptos amenazan al pueblo con la compra de armas en Rusia, indicando de manera encubierta que serán utilizadas contra quienes protesten pacíficamente. Temen ser sometidos por contantes violaciones a los derechos universales del hombre que contempla el panegírico conductor por cuanto ello los extrañará irremediablemente.

Los triunfos deben ser preservados y administrados para la consecución de reiterados logros. Blindar las leyes de la Asamblea Nacional y los diputados es la actitud cotidiana que debemos asumir.

Logremos esto condiciendo el informe por el trabajo realizado utilizando la comunicación directa ya que el gobierno insiste en hacer desaparecer los repetidores independientes de mensajes.

Las comunidades deben conocer fehacientemente los entuertos del gobierno y los indebidos militantes magistrados entronizados ilegalmente en los poderes para silenciar el pueblo.

Sin temor alguno continuar adelante es la consigna por el tiempo que ello requiera sin mirar relojes. Es así como estarán más cerca de la victoria. Allá ellos si pretenden cualquier locura al comprobar a cada instante que el rechazo es común.

Deben los venezolanos darle plena vigencia a los legisladores para continuar el camino que les conducirá en plenitud de derechos hacia procesos votantes que permitirán repetir su voluntad; el respeto a los venezolanos y la salida del invasor representante de las fuerzas políticas del mal, Nicolás Maduro Moros.

Tal como expresa el líder venezolano preso de conciencia, Leopoldo López: “Quien se cansa pierde”.

Director de Venenoticias.