Entre los deportados hay refugiados y solicitantes de asilo

El responsable de ACNUR dijo también que, aunque en los dos últimos años habían aumentado las deportaciones desde Venezuela, "esto de que los colombianos empiezan a salir por miedo en grandes masas no había pasado antes".

Entre los deportados hay refugiados y solicitantes de asilo "Hay muchos más casos de refugiados y solicitantes de asilo (...) entre los retornados forzosos que se han ido por susto o por presión", explicó Hartmark, jefe de ACNUR en la ciudad de Cúcuta, adonde han llegado la mayoría de los damnificados. Crédito: EFE
Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Bogotá, Colombia. AFP) – Entre los centenares de colombianos deportados o que han huido de Venezuela por miedo a ser expulsados en medio de la actual crisis fronteriza, hay refugiados y solicitantes de asilo que según normas internacionales deben ser protegidos, informó el viernes un representante de ACNUR.

Esto de que los colombianos empiezan a salir por miedo en grandes masas no había pasado antes

“Se ha llegado a 1.097 (deportados) y entre ellos desafortunadamente ha habido algunos casos de personas que gozarían de protección internacional en Venezuela y ellos no debían ser deportados, eso es en contra de la norma internacional (…) y el estatuto de refugiados“, dijo a AFP Hans Hartmark, un representante del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) en Colombia.

El responsable aseguró que se trata de unos “pocos casos” entre quienes han sido deportados por las autoridades venezolanas, pero que la cifra aumenta cuando se cuentan también los colombianos que han huido por la crisis.

“Hay muchos más casos de refugiados y solicitantes de asilo (…) entre los retornados forzosos que se han ido por susto o por presión“, explicó Hartmark, jefe de ACNUR en la ciudad de Cúcuta, adonde han llegado la mayoría de los damnificados.

Es el caso de Andrea Agudelo, de 33 años, quien a pesar de ser legalmente una refugiada desde 2011 se vio obligada a cruzar el fronterizo río Táchira en medio de la noche el sábado pasado, después de crecientes amenazas de militares venezolanos y con temor a ser separada de su hija nacida en Venezuela, según contó a la AFP en un albergue en Villa del Rosario, en la zona metropolitana de Cúcuta.

Agudelo había llegado a Venezuela hace 10 años junto con su familia huyendo de la violencia del conflicto armado colombiano.

“Todavía la cifra no se conoce pero estamos intentando detectar a las personas que estaban bajo protección internacional para brindarles apoyo”, añadió Hartmark, asegurando que hasta el momento podría haber más de 30 casos de colombianos que tenían o solicitaban condición de refugiados en Venezuela, tras haber huido de su país, azotado por una conflagración interna de más de medio siglo.

La comunidad internacional y el gobierno de Colombia realizan un censo en los albergues y refugios dispuestos en Cúcuta para determinar el total de afectados por la crisis bilateral, así como sus condiciones, explicó Hartmark.

Según los primeros datos recogidos, de los “retornados forzosos”, que no fueron oficialmente deportados, “se han censado por lo menos 2.000, pero hasta ayer (jueves) teníamos un estimado de 4.200, aunque la cifra puede ser aún más grande”, aseguró.

El responsable de ACNUR dijo también que, aunque en los dos últimos años habían aumentado las deportaciones desde Venezuela, “esto de que los colombianos empiezan a salir por miedo en grandes masas no había pasado antes”.

La crisis bilateral se desató luego de que el gobierno de Venezuela decretara hace una semana un estado de excepción en varias zonas limítrofes, que incluye el cierre de pasos fronterizos, y comenzara a expulsar colombianos supuestamente indocumentados.