“Es más fácil conseguir una pistola que un pote de leche”

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium)“Es más fácil conseguir una pistola que un pote de leche”. La declaración corresponde a un joven de una de las populosas barriadas caraqueñas, y se la dijo al periodista Álvaro Benezra para el diario español ABC.

Y es que la inseguridad en Venezuela, país que ostenta el poco atractivo registro de ser el segundo más violento de todo el orbe, solo por detrás de Honduras, es noticia fuera de nuestras fronteras.

Benezra recorrió sectores populares de la capital venezolana, como Catia, Petare, Pinto Salinas o La Vega.

En ese recorrido se encontró con 3 muertes: dos comerciantes y un supuesto delincuente, que fue abatido de 9 disparos y expiró en un CDI de La Dolorita, en Petare.

LAS ARMAS, EN LA CALLE

Las cifras de asesinados y heridos en Venezuela, vistas desde la barrera, parecieran ser de un país en guerra.

El año pasado se hablaba de al menos 20.000 muertos -el Observatorio Venezolano de la Violencia aseura que en 2014 hubo 24.980 víctimas, lo que deja la cifra de asesinatos en 82 por cada 100.000-. Solo en los primeros 18 días de noviembre 258 cadáveres fueron ingresados a al morgue de Bello Monte. La cifra, espantosa, hace match con la cantidad de armas que circulan en las calles: entre 10 y 14 millones, según estimaciones.

JUSTICIA POR MANO PROPIA

Las autoridades se han visto rebasadas para controlar la inseguridad. No es un fenómeno chavista. En 1999, cuando Hugo Chávez ascendió al poder, la cifra de asesinatos era de 19 por cada 100.000 habitantes: igual de crítica.

Ante esto, los venezolanos han tomado la justicia por mano propia, lo que ha disparado los linchamientos.

La nota de ABC expone un dato revelador: la ONG The World Justice Project, que mide el índice de ineficiencia judicial, deja a Venezuela en el puesto 97… de 97 países estudiados.

Categoría: Venezuela