bbc-bar

¿Es Ottawa la capital mundial de la infidelidad?

A principios de este mes, los hackers irrumpieron en Ashley Madison, un sitio de citas para personas casadas que quieren engañar a sus cónyuges.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

bbc-footer

Según las cifras publicadas por un diario local, uno de cada cinco habitantes de la capital canadiense busca una aventura en Ashley Madison. Crédito: Getty.

La capital de Canadá siempre ha sido llamada la ciudad que olvidó la diversión. Sin embargo, de un momento a otro saltó a los medios como la capital de los infieles.

Pero, ¿es realmente Ottawa un semillero de la infidelidad?

A principios de este mes, los hackers irrumpieron en Ashley Madison, un sitio de citas para personas casadas que quieren engañar a sus cónyuges.

“La vida es corta. Ten una aventura”, se lee en la página de inicio. Los hackers afirman haber robado los nombres reales y direcciones de los usuarios del sitio, y amenazan con difundir la información.

Poco después, el National Post de Canadá informó que Ottawa cuenta con 189.810 cuentas de Ashley Madison. Nada mal para una ciudad con una población de 883.000.

Es decir, uno de cada cinco residentes busca una aventura extramarital en Ashley Madison, que no respondió a la solicitud de la BBC para aclarar las estadísticas.

La contradicción entre la reputación mojigata de la capital y los números de Ashley Madison es asombrosa.
“Cuando le digo a la gente que soy terapeuta sexual de Ottawa, dicen: ‘Pero si la gente en Ottawa no tiene relaciones sexuales’, y yo digo, ‘¡Oh, no tienes idea!'”, dice Sue McGarvie, fundadora de La Clínica de Terapia Sexual y Libido de Ottawa.

McGarvie, cuya antigua oficina estaba a una cuadra y media de la sede de la Defensa Nacional y a dos cuadras de la colina del parlamento, dice que la gente de Ottawa -ya sea funcionarios gubernamentales, diplomáticos o burócratas- tienden a dejarse llevar por la noche, ya que deben mantener un cierta compostura de día.

“Tengo un montón de chicos que vienen (a terapia sexual), dicen que su nombre es John Doe (nombre que se usa como genérico para identificar personas) y pagan en efectivo”, dice McGarvie. “Si la gente de Defensa Nacional se entera que han visto un terapeuta sexual, queda en su archivo personal”.

Y Ashley Madison permite la completa separación entre el actuar de frente y la realidad tras bambalinas.
El sitio de citas, que cuenta con 37 millones de usuarios en todo el mundo, fue fundado en Ontario en 2001. Su fuerte estrategia se enfocó en toda la región, que incluye la capital de Canadá.

“Ottawa está compuesta por personas que han estado en todas partes, que hacen todo”, dice McGarvie, quien también es usuaria del sitio.

“Hay una gran cantidad de personas que son, excéntricos sexualmente, kinky, que están buscando un fetiche, que quieren ser dominadas… cualquier cosa que no pueden esperar en casa”.

¿La ocasión hace al amante?

Si bien en Ottawa se vive una especie de doble vida, según los expertos, no necesariamente implica que el número de cuentas en Ashley Madison se traduzca en número de personas infieles. Crédito: AP.

Y más que esperar dar rienda suelta al lado salvaje, la mentalidad de grupo también puede jugar un rol en los patrones sexuales.

Cheryl Harasymchuk, profesora de psicología en la Universidad de Carleton en Ottawa, dice que la investigación en programas de infidelidad muestra que tener una red social de amigos que condona el engaño, así como tener alternativas de amantes disponibles, está vinculado con el aumento de la infidelidad.

Pone como ejemplo a Las Vegas, una ciudad cuyo lema hace alusión a todo tipo de comportamiento “off the record”: lo que pasa en Las Vegas, queda en Las Vegas.

“Y eso parece transmitir una cultura local, al menos para los turistas, de que toda clase de fechorías, incluyendo la infidelidad, son la norma”, dice Harasymchuk.

Y lo que sucede en Ottawa… bueno, probablemente también se queda en Ottawa.

Pero la profesional no se imagina describiendo a Ottawa de esa manera.

“Si alguien dice que Ottawa es un semillero de la infidelidad, yo me pregunto: ‘¿es cierto?'”.

No existe un estudio publicado que mapee la infidelidad a través de Canadá. Y el número de cuentas en Ashley Madison no necesariamente coinciden con el número de personas reales. Alguien podría tener varias cuentas o las cuentas podrían ser spams.

Como científica social, cuando veo esos números tengo un montón de preguntas”, dice Harasymchuk. “¿Saben con certeza que cada miembro está en una relación o es sólo un lugar conveniente para conocer gente?”.

McGarvie dice que tiene al menos tres perfiles diferentes en Ashley Madison, y dice que los números son probablemente inflados, ya que incluyen a miembros no activos.

EL TRIÁNGULO

Según Sullivan, hay mucho más que un 20% de la población infiel en Ottawa. Igual que en el resto del mundo, eso sí. Crédito: Thirkstock.

Otros dicen que los números de la página web subestiman el alcance real de la infidelidad en Canadá y otros lugares.

John Sullivan es director general de la Agencia de Investigación Triángulo en Ottawa. Dirige un equipo de investigadores privados especializados en la vigilancia matrimonial, y le dijo al programa PRI’s The World que sea cual sea el número exacto, se sabe que es alto.

“Teniendo en cuenta que la tasa nacional de divorcio es de 55%, y el adulterio es, probablemente, el 80% de la causa, me sorprendió (la cifra del 20%)”. Según Sullivan, “es mucho más que eso”.

Pero la infidelidad, señaló, no es una característica sólo de Ottawa.

“He realizado vigilancias en Inglaterra, en América del Sur, Miami, California, Hong Kong, Perú, Alaska. Viajo por todo el mundo haciéndolas y, realmente, nada cambia”, asegura Sullivan.

No creo que el porcentaje sea ni mayor ni menor que en cualquier otra ciudad.
bbc-footer
Categoría: Mundo | Claves: BBCMundo