“Es vomitivo escuchar” a los senadores, dijo Maduro

Maduro sostuvo que Venezuela es víctima de un complot internacional que "el pueblo ha enfrentado con paciencia, con capacidad, con confienza, y el Gobierno revolucionario también acompañando al pueblo".

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium) – El presidente venezolano Nicolas Maduro dijo este viernes que es “vomitivo escuchar a esa derecha”, en referencia a la visita que senadores iberoamericanos hicieron a Venezuela para constatar la severa crisis económica y social que padece la nación bolivariana y para intentar visitar a los presos políticos.

En una entrevista en la televisora multiestatal Telesur, Maduro afirmó que el próximo 6 de diciembre, cuando se celebrarán las elecciones parlamentarias, esperará “en la bajadita” a la “ultraderecha española y sus aliados”.

Cabe destacar que la delegación de senadores que visitó Venezuela incluyó miembros de partidos de izquierda, definidos como socialistas.

Lea también: Del Helicoide a la CEV, la odisea de los senadores en Caracas

Sin embargo, el hecho de que los funcionarios extranjeros hayan expresado su opinión sobre lo que ocurre con los presos políticos, inhabilitaciones políticas de opositores, entre otros temas que afectan las libertades de los venezolanos, “es vomitivo, porque es una falta de respeto a la historia y a un pueblo”, según el mandatario, quien celebró junto a Telesur, canal financiado por gobiernos de la región y fundado por Hugo Chávez, los 10 años de funcionamiento de la planta.

Maduro sostuvo que Venezuela es víctima de un complot internacional que “el pueblo ha enfrentado con paciencia, con capacidad, con confienza, y el Gobierno revolucionario también acompañando al pueblo”.

No necesitamos que venga la ultraderecha de Rajoy a venir a trazarle a Venezuela cuál va a ser su camino”, agregó.

Los senadores iberoamericanos intentaron visitar el jueves a los presos políticos recluidos en la sede del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin), entre ellos el exalcalde de San Cristóbal Daniel Ceballos, pero les fue negado el acceso en la puerta del edificio.

Este viernes, también intentaron visitar al responsable nacional del partido Voluntad Popular, Leopoldo López, también preso político, recluido sin sentencia alguna desde febrero de 2014 en la cárcel militar de Ramo Verde. Tampoco pudieron entrar, ni verlo.

Lea también: Senadores no pudieron ver a Lepoldo López y se retiran de Ramo Verde

“VAMOS A LIBERAR AL PAÍS” DE LA CRIMINALIDAD Y EL PARAMILITARISMO “INDUCIDOS”

Por otra parte, se refirió a los operativos de seguridad enmarcados en la llamada “Operación de Lioberación del Pueblo (OLP)”, el más reciente de los numerosos planes de seguridad lanzados por el chavismo, en un país azotado también por una galopante inseguridad ciudadana e impunidad.

Lea también: La cruzada de Maduro para llevar a “niveles siderales” la OLP

“Vamos a cubrir todo el país, todos los urbanismos, todas las comunidades” con la OLP, aseguró Maduro, que prometió “liberar a todo el país con la unión cívico-policial-militar”.

“Voy a liberar a Venezuela del aparamilitarismo y de todos estos fenómenos de violencia criminal que han sido inducidos, multiplicados“, sumó.

En tal sentido, aseguró contar con el “apoyo abrumadoramente mayoritario del pueblo de Venezuela”.

EE UU QUIERE “DEJAR A AMÉRICA LATINA HECHA UN CAOS”

En cuanto a las relaciones con Estados Unidos, Maduro destacó el restablecimiento de relaciones entre el país norteamericano y el gobierno comunista de Cuba, destacando que el mismo es “un logro” de la isla caribeña ante el deseo de Obama de “dejar un legado”.

Sin embargo, declaró que el presidente estadounidense es “una circunstancia de un poder imperial que tiene casi 2 siglos y que se ha planteado ya, para la despedida de Obama, dejar a América Latina hecha un caos“.

Por lo tanto, el mandatario venezolano advirtió que si los “sectores imperiales” intervienen en las “reglas del juego” de los países donde “hay procesos revolucionarios”, su Gobierno y aliados evaluarían una “nueva táctica”.