Lo que hacen los pacientes trasplantados por sus medicinas

- Denuncian que el lote de medicamentos anunciado por el Gobierno no es suficiente para todos

- Algunos recurren a las clínicas veterinarias para comprar versiones de las medicinas

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

Esta imagen acompaña el reportaje del diario El Nacional, explicando que “trasplantados señalaron que la falta de medicamentos los llevó a usar fármacos para animales”. Crédito: El Nacional

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium) La dificultad de los pacientes trasplantados para conseguir medicamentos necesarios para su vida ha llevado a algunos a comprar incluso las versiones que se venden en clínicas veterinarias. Este descorazonador reporte pone al descubierto otro pedazo de la realidad.

Pacientes trasplantados, con lupus y glomerulonefritis (causada por la acumulación de glóbulos blancos), denunciaron que hay discriminación y racionamiento en las farmacias de alto costo del Instituto Venezolano de Seguros Sociales. El Nacional ha publicado este viernes un reporte que da cuenta de la precaria situación de los pacientes que esperaban con ansias el anuncio del Ministerio de Salud de la importación desde Cuba de 1,2 millones de unidades de prednisona, medicamento antirrechazo de órganos trasplantados que sería distribuido a través del IVSS, pero no todos los pacientes tienen acceso al fármaco.

“Soy trasplantado dos veces, requiero una dosis muy alta de prednisona, pero cuando fui a buscarla esta semana no me la quisieron entregar”, señaló Roberto de Santis, paciente.

La escasez del medicamento en centros privados llevó a varias personas a comprarlo en clínicas veterinarias

Francisco Valencia, presidente de la Asociación de Amigos Trasplantados de Venezuela, advirtió que el lote anunciado por el gobierno es insuficiente. Indicó que 3.000 trasplantados, por lo menos, requieren del medicamento y que no hay cifras precisas sobre el resto de las personas que lo requieren. Sin embargo, destacó que si solo se entrega a los trasplantados alcanzaría para un mes y medio.

Otro impactante detalle de la pieza, firmada por la periodista Lissette Cardona, es que la escasez del medicamento en centros privados llevó a varias personas a comprarlo en clínicas veterinarias. Kevin Blanco, trasplantado, admitió que aun cuando se trata del mismo principio activo, puede causarle consecuencias debido a la alta concentración de glucosa.

Respecto al Cellcept (micofelonato mofetil), un inmunosupresor de alto costo que los trasplantados deben tomar de por vida, sigue agotado en el país.

Los afectados denunciaron que están impedidos de importarlo por su cuenta: en Europa vale 76 euros (53.000 bolívares al cambio en el mercado no oficial). El fármaco es fabricado en Suiza y no existe alternativa sustitutiva.

Ender Cáceres, trasplantado en 2002, narró que bajó la dosis a la mitad: “El médico me dijo que eso era como no tomar nada. Si paso más de 5 días sin medicina pierdo el riñón”, indicó.

Fundahe, Fundación de Apoyo al Paciente Hepático, denunció la falta de material reactivo para el control de la hepatitis.

“Esos controles son necesarios para medir las dosis de medicamentos que se administrarán. Si se toma de más el paciente se puede envenenar”, advirtieron.

Categoría: Venezuela | Claves: Medicinas