Estos serán los temas que se abordarán en la VIII Cumbre de las Américas

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Lima, Perú. dpa) – La octava Cumbre de las Américas, que se celebra el viernes y el sábado en Perú, lleva por título “Gobernabilidad democrática frente a la corrupción”.

Pero en Lima no solo se hablará de ese tema: Venezuela, las políticas de Donald Trump y la presencia china en la región serán seguramente también materia de debate.

CORRUPCIÓN

Es un tema candente en un continente en el que se acumulan los escándalos: Odebrecht, Lava Jato, los “Panamá Papers”, Cambridge Analytica…

En los últimos años han sido procesados y sentenciados varios ex presidentes por casos de corrupción. El brasileño Luiz Inácio Lula da Silva acaba de entrar en prisión. El peruano Pedro Pablo Kuzynski, que iba a ser el anfitrión de la cumbre, acabó dimitiendo poco antes de ser destituido por el Congreso por vínculos con la constructora brasileña Odebrecht, en el centro de un escándalo de sobornos en todo el continente.

En Estados Unidos se investiga la injerencia rusa en las elecciones que Donald Trump ganó en 2016 y los vínculos de su campaña con el Kremlin.

El ex presidente de Guatemala Otto Pérez de Molina está en prisión preventiva por varios casos de corrupción. El actual mandatario del país centroamericano, Jimmy Morales, ha sido acusado por la Comisión Internacional Contra la Impunidad y el Ministerio Público de financiación ilegal de la campaña con la que ganó la presidencia.

Los casos en el continente son más. Existe una acumulación de ex presidentes investigados, presos e incluso prófugos.

DONALD TRUMP

El presidente estadounidense estaba llamado a ser el protagonista de una cumbre en la que, en su primer viaje a América Latina, iba a verse cara a cara con los líderes de una región a la que maltrata con su retórica antiinmigratoria y sus amenazas y políticas comerciales y en la que su popularidad está por los suelos.

Trump canceló el martes su asistencia, argumentando la crisis en Siria y un día después de que el FBI registrara la oficina y una habitación de hotel de su abogado personal.

Lo sustituirá en la reunión su vicepresidente, Mike Pence, que llevará a Lima el mensaje sobre el que Trump basa su gestión: “America First” (Estados Unidos primero). Está por ver si los líderes latinoamericanos criticarán abiertamente las políticas de Trump o si optarán por mantenerse, como han hecho hasta ahora, en una línea pragmática.

VENEZUELA

Está llamada a convertirse en el tema central de la cumbre a falta de un mes para las elecciones anticipadas en las que Nicolás Maduro busca revalidarse en el poder y, sobre todo, por la crisis migratoria que está causando en la región la salida de decenas de miles de venezolanos que huyen de la crisis política, económica y humanitaria del país.

Colombia y Brasil son los países que están sufriendo mayor impacto. En la cumbre podría abordarse la posibilidad de un esfuerzo coordinado en la región para afrontar el problema. Estados Unidos destinó recientemente 2,5 millones de dólares en ayuda urgente para los venezolanos que han cruzado la frontera con Colombia.

Maduro no estará en la cumbre porque Perú le retiró la invitación después de la convocatoria de las elecciones anticipadas, en las que el Grupo de Lima y Estados Unidos, entre otros actores, denuncian falta de transparencia y vetos a las oposición.

Estados Unidos ha impuesto varias rondas de sanciones contra el entorno político de Maduro, incluido el propio mandatario. Y Trump tenía previsto consolidar en Lima el liderazgo que se ha arrogado, afianzando el apoyo de la región a sus sanciones, instando a los líderes latinoamericanos a adoptar ellos otras similares y allanando el camino para el embargo petrolero con el que amenaza. El mensaje lo asumirá ahora Pence.

CHINA

El país asiático no estará obviamente presente en la cumbre pero su posición económica en América Latina podría salir en las reuniones bilaterales de los mandatarios, sobre todo en las que estos tengan con el vicepresidente de Estados Unidos.

El gigante asiático se ha convertido en un importante inversor en la región -el número uno de hecho en algunos países- y en un destacado socio comercial, con un intercambio que se ha multiplicado.

“La agresión económica china en la región no ha sido productiva para el continente”, según el Gobierno de Estados Unidos. Trump, que ha abierto una guerra comercial con China, tenía previsto instar a los latinoamericanos a elegir a Estados Unidos como “socio preferente”.

Se espera que lo haga Pence, pero no será fácil convencer a los latinoamericanos, que han visto como Trump ha obligado a México y a Canadá a renegociar el Nafta y que cada dos por tres amenaza con hacerlo saltar por los aires. La retirada del Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP) tampoco gustó nada. Igual que sus políticas proteccionistas, incluidos los altos aranceles al acero.