Estudiar en una universidad privada a muchos les resulta cuesta arriba

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

Crédito: Unidad Venezuela / You Tube

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium).- La crisis económica que está sufriendo actualmente el país, también está afectando a la educación superior, ya que para obtener un título universitario como opción de superación personal y de mejora de las condiciones sociales y económicas se ha convertido en un obstáculo para muchos jóvenes venezolanos, pues para estudiar en una universidad privada requiere sacrificio y mucho esfuerzo, reseñó una nota de prensa de Unidad Venezuela.

Asdrúbal Sánchez, estudiante de publicidad comentó que “hasta hace dos décadas la meta fundamental de las familias venezolanas, de cualquier nivel socioeconómico, era que los hijos estudiaran, que lograran lo que muchos de nuestros progenitores no habían podido alcanzar. Pero ahora mis padres me están pidiendo que trabaje porque ya no pueden costearme la universidad”.

Sánchez aseguró que algunos estudiantes de la universidad donde él estudia han tenido que dejar sus carreras porque el dinero no les alcanza para cancelar la matrícula. Ante esta situación muchos de ellos tienen que trabajar en el día para poder pagar sus estudios de noche. “Yo también voy a tener que hacerlo, porque no quiero dejar mis estudios”, apuntó.

PRECIOS

Mitzy Borges, estudiante de sexto semestre de Diseño Gráfico, señaló que cuando comenzó la carrera, en su aula habían aproximadamente 45 estudiantes, hoy en día solo quedan 15. Asimismo, indicó que es muy difícil seguir estudiando por lo complicado que está la economía en el país. “Yo empecé pagando 16 mil bolívares y ahora estoy pagando casi 150 mil, eso sin contar los gastos adicionales como los materiales y las impresiones. Si sumo estos gastos el semestre se monta en 300 mil bolívares”.

Por su parte, Guadalupe Pasqualino, estudiante de Periodismo, calcula que una carrera en una universidad privada del país está en el orden de los cien millones de bolívares, monto que muchos estudiantes no pueden asumir.

“Yo como venezolana me siento muy triste porque creo que todos merecemos estudiar. Tenemos ese derecho de sacar nuestras carreras, en lo que nos guste. Eso es algo importante y fundamental porque una vida sin estudio, de verdad, no nos garantiza el éxito laboral”, expresó.