Exreo de Guantánamo podría reunirse con su familia en Venezuela

Estados Unidos ha usado su base en Cuba desde enero de 2002 para retener a sospechosos de tener vínculos con Al Qaeda y el Talibán

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Montevideo, Uruguay. AP).— El gobierno de Uruguay ofreció traer al país a la familia de Abu Wa’el Dhiab, ex prisionero de la base naval de Guantánamo, con la esperanza de que suspenda la huelga de hambre que mantiene desde hace dos meses para que le permitan reencontrarse con su esposa e hijos.

La cancillería aseguró en una carta dirigida a Dhiab que están autorizados las visas y los gastos de traslado de su familia, y que todos dispondrán de una vivienda para permanecer en el país, aunque el sirio ha dicho que no desea estar con su familia en Uruguay, sino reunirse con ella en otra nación.

“El Ministerio de Relaciones Exteriores reitera y reafirma entonces nuevamente, su disposición para reiniciar de inmediato todos los procedimientos necesarios para proceder a su reunificación familiar, en cuanto usted así lo disponga”, señaló la cancillería en la carta, divulgada el martes a la prensa.

La esposa de Dhiab y sus tres hijos están en Turquía. Otro de sus hijos murió en la guerra en Siria.

Horas más tarde, el gobierno también le entregó a Dhiab cuatro misivas dirigidas a las embajadas de Venezuela, Turquía, Líbano y Catar en las que expresa que no hay impedimentos legales ni Uruguay tiene inconvenientes en que el refugiado viaje a esos países en caso de que ellos acepten recibirlo.

“Acabo de dárselas en mano propia. Le dije que tendría que abandonar la huelga de hambre porque el gobierno había cumplido su demanda”, dijo a The Associated Press el delegado oficial para los refugiados de Guantánamo, Christian Mirza.

Días atrás, Dhiab, de 45 años, había divulgado un documento en la página de internet “Vigilia por Jihad Diyab” en el cual afirmaba que suspendería la huelga de hambre si recibía esas cuatro cartas.

LA REUNIFICACIÓN

El activista argentino-estadounidense Andrés Conteris, que ha acompañado a Dhiab desde que inició su protesta, manifestó que la propuesta de que la familia se reúna en Uruguay no es seria, porque el refugiado y su familia ya han dicho que no desean vivir en ese país. Pero estimó que Dhiab debería suspender la huelga de hambre, ya que la nación sudamericana cumplió con lo que él reclamaba.

“El gobierno uruguayo hizo lo que él pidió por escrito. Que esos países le otorguen una visa para viajar ya no depende de Uruguay”, manifestó.

Sin embargo, Conteris dijo que otros integrantes del grupo “Vigilia por Jihad Diyab” pretendían que el refugiado continuara su huelga de hambre hasta que consiguiera una visa para viajar a alguno de esos países.

Uruguay ofreció que la familia de Dhiab viajara al país y entregó las cuatro cartas tras una polémica en la que él aseguró que su esposa fue al consulado uruguayo en Estambul, pero le negaron la visa. El gobierno dijo que no acudió el día previsto y que luego ella decidió ya no ir por consejo de su marido.

Dhiab sostiene que en 2014 un emisario del entonces presidente José Mujica le prometió en Guantánamo que su familia le estaría esperando al llegar a Montevideo, cosa que no se concretó. El actual canciller Rodolfo Nin Novoa ha dicho que el actual gobierno del presidente Tabaré Vázquez, que ascendió al poder en 2015, desconoce que tal compromiso haya existido.

El sirio salió de Uruguay en julio y reapareció posteriormente en Caracas, donde manifestó su deseo de viajar a Turquía. Tras estar un mes detenido en Venezuela fue deportado por haber ingresado sin realizar los trámites migratorios correspondientes, según la versión del gobierno uruguayo.

Uruguay lo recibió en 2014 junto a otros cinco ex prisioneros de la cárcel estadounidense: tres sirios, un tunecino y un palestino.

Estados Unidos ha usado su base en Cuba desde enero de 2002 para retener a sospechosos de tener vínculos con Al Qaeda y el Talibán.