Exclusiva: los detalles del juicio contra los sobrinos Flores

"Por parte de los investigadores norteamericanos existe una clara sospecha de que el Gobierno de Venezuela tiene una vinculación con las organizaciones criminales y con las Farc".

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium).- La periodista de investigación, Maibort Petit, ofreció detalles en exclusiva para Sumarium Radio sobre el juicio que se le realizó a los sobrinos de la Primera Dama de Venezuela, Cilia Flores, quienes fueron declarados culpables. “Pese a que la Fiscalía se empeñó en señalar que el juicio era solo por narcotráfico, tomó otra visión debido a quién eran los traficantes. Efraín Campo Flores y Franqui Francisco Flores fueron grabados por agentes de la DEA, quien generó una serie de evidencias que a la defensa le fue muy difícil tumbar. Las evidencias se mantuvieron porque fueron hechas con unos dispositivos que posee el Gobierno de EEUU y que son aceptadas por todos los tribunales. En ellas se podía observar y escuchar a los acusados planear” el tráfico de drogas.

“Mostraron cronológicamente cómo planeaban transportar desde la rampa presidencial en el Aeropuerto Simón Bolívar 800 kilos de cocaína, que iban a ser entregados en el aeropuerto de Roatán el día 15 de noviembre de 2015. Cuando los jurados escucharon los elementos por parte de la boca de los acusados, gracias a las grabaciones que hicieron los informantes de la DEA, no les quedó duda de que estos individuos eran culpables de los cargos que los llevaron a ese juicio… Es decir, estaban acusados de querer ingresar 800 kilos de droga a los EEUU, y de conspirar para manufacturar y distribuir esa droga en EEUU”, explicó la periodista, quien siguió el proceso judicial de cerca.

Petit indicó que el jurado pudo rechazar las declaraciones de la defensa de los Flores, quienes habían manifestado que los sobrinos eran unas víctimas de la DEA, “porque supuestamente los tenían como los grandes peces para hacerle daño a la pareja presidencial venezolana, de hecho, uno de los abogados había dicho que ellos eran el premio mayor de la DEA motivado a las posiciones contrarias del Gobierno de los EEUU hacia el Gobierno venezolano. Esa estrategia no funcionó porque la Fiscalía organizó las grabaciones de tal manera, que era imposible dejar de lado la culpabilidad”.

“El Gobierno de EEUU, a través de los fiscales, señalaron abiertamente que este no solo era un caso de conspiración para traficar droga, sino que estos individuos podían usar sus conexiones políticas para, de manera impune, usar los aeropuertos venezolanos como un plus en beneficio de las organizaciones criminales que se encargan del narcotráfico… Por parte de los investigadores norteamericanos existe una clara sospecha de que el Gobierno de Venezuela tiene una vinculación con las organizaciones criminales y con las Farc, porque este grupo terrorista colombiano le habría otorgado la droga a los sobrinos, sin embargo, la defensa se encargó de decir que no había droga para mostrarle a los jurados”, dijo Petit.

Según la periodista, en las grabaciones se escucha a Campo Flores hablar de los grupos que manejan el narcotráfico en el Gobierno venezolano, “y de la necesidad y deseo que él tenía de trabajar de manera independiente en su negocio de droga, porque en el Gobierno había otros grupos que eran más poderosos que el de él“, al tiempo que agregó que los sobrinos podrían esperar que transcurran los 90 días correspondientes para saber su condena, donde lo mínimo serían 10 años, o por otro lado, podrían establecer un convenio con la Fiscalía, “delatar a las personas con quienes trabajan, dar información detallada de las organizaciones del narcotráfico en Venezuela, y así bajar la sentencia dependiendo de si la información es importante o no”.