Así narramos minuto a minuto el encuentro

La comunidad internacional ha expresado su inquietud por el incremento de la tensión entre Venezuela y Colombia.

Así narramos minuto a minuto el encuentroCrédito: AFP
Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Quito, Ecuador. Redacción Sumarium)– Los mandatarios Juan Manuel Santos y Nicolás Maduro se reunieron este lunes en Quito en la búsqueda por disminuir la escalada de tensiones en la frontera colombo-venezolana a causa de los cierres limítrofes dispuestos por Caracas y que han forzado la salida de miles de colombianos.

En rueda de prensa, Maduro detalló que en la reunión hubo “un clima de hermandad”. “Ha sido una reunión muy franca, en un clima de hermandad. Triunfo la paz”, dijo el presidente venezolano.

“No hay cabida para el odio, la intolerancia ni para el revanchismo. Solo hay cabida para el diálogo y para la hermandad”, agregó.

Por su parte, el mandatario colombiano detalló que pese a las “diferencias”, ambas naciones pueden trabajar en conjunto para combatir los flagelos que suscitan en la frontera.

“A pesar de las diferencias podemos trabajar en objetivos comunes que unen a Venezuela y Colombia como es la paz”, sumó.

El encuentro se desarrolló a puerta cerrada en el Palacio de Carandolet, sede del gobierno ecuatoriano. y con la presencia de los mandatarios de Ecuador, Rafael Correa, y de Uruguay, Tabaré Vázquez, quienes ejercieron las presidencias pro tempore de la Celac y la Unasur, dos de los mayores bloques regionales.

UN ACUERDO DE PAZ

Antes de iniciar el diálogo, Santos insistió en que “el estado de excepción decretado” por Maduro “no puede servir de excusa para la violación de los derechos humanos”, y que a partir de esta posición seguirá “insistiendo en el diálogo y la diplomacia, pero un diálogo serio, constructivo, sereno y respetuoso”.

Maduro, entretanto, justificó sus medidas, sugirió que no “daría un paso atrás”, pero planteó “un acuerdo, un pacto de convivencia, coexistencia, respeto, igualdad y paz” entre los gobiernos.

EL CONFLICTO DE UN MES

Con un largo historial de incidentes en la frontera común de 2.219 km, Colombia y Venezuela entraron hace un mes en una grave espiral de acusaciones y tensiones.

El 19 de agosto Maduro decretó el estado de excepción en varios puntos fronterizos y ordenó su cierre, tras un ataque a una patrulla venezolana que dejó tres heridos.

El jefe de Estado culpó de la acción a paramilitares colombianos implicados en el narcotráfico y emprendió una cruzada para sanear la frontera del millonario contrabando de mercancías, principalmente de gasolina, y que es estimulado por las diferencias abismales de precios entre países.

Desde entonces han sido deportados 1.532 colombianos y 18.377 han regresado a su país por miedo a ser expulsados, según cifras de la ONU.

A raíz del éxodo de colombianos, muchos de los cuales huyeron por trochas con sus enseres a cuestas, Colombia ha denunciado “un drama humanitario”, agravado según Bogotá por violaciones a los derechos humanos por parte de autoridades venezolanas.

Bogotá y Caracas se distanciaron aún más con el llamado a consultas de sus embajadores, el 27 de agosto.

EN VIVO