Falta de billetes en cajeros “es un síntoma de una economía inflacionaria”

Con el aumento de precios, crece el requerimiento de más billetes para ejecutar cualquier transacción, explicó el economista Luis Oliveros, quien también declaró a Sumarium que los bancos están registrando problemas con las remesas de efectivo.

Falta de billetes en cajeros “es un síntoma de una economía inflacionaria”Para Oliveros la emisión de una mayor cantidad de billetes de baja denominación pareciera ser una decisión política del Gobierno. Crédito: Alex Urbina/ Sumarium
Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium).- En los últimos días han llovido denuncias y quejas de los venezolanos, tanto en la calle como en las redes sociales, por problemas en las operaciones de retiro de dinero en efectivo en los cajeros automáticos de la banca pública y privada.

Inoperatividad de algunas máquinas por fallas o por cierre temporal, la entrega de billetes de baja denominación (de 10 o de 20 bolívares) ante la ausencia de los de mayor valor (50 y 100 bolívares), la poca disponibilidad de efectivo que hace que se agote en un santiamén y la no prestación del servicio para clientes de otros bancos han sido algunas de las denuncias.

“No hay billetes ni en los cajeros”; “¿Corralito en Venezuela?”, fueron algunos de los comentarios que se corrieron como pólvora en las redes sociales el fin de semana pasado (de puente) y que generaron una ola de denuncias que pusieron sobre la palestra un problema que desde algún tiempo viene afectando a los venezolanos, sobre todo a quienes habitan en el interior del país.

Por ejemplo, en Barquisimeto, estado Lara, se puede pasar hasta media hora o más en cola para poder retirar efectivo de los cajeros, ya que de cuatro solo funcionan dos o uno, mientras que en el estado Vargas la mayoría de las máquinas se quedan rápidamente sin dinero los fines de semana y si es puente, peor, denuncian habitantes.

Aunque la banca ha guardado silencio y no ha respondido a las denuncias, algunos economistas y expertos en la materia han explicado algunas de las razones que estarían afectando esta sencilla operación que se ha vuelto un calvario para el venezolano, debido al “peregrinaje” que hay que hacer para poder llevarla a cabo con éxito.

Sumarium conversó con el economista Luis Oliveros, quien aseguró que este es solo uno de los síntomas de una economía inflacionaria.

DEMANDA DE EFECTIVO EN AUMENTO

Crédito: Alex Urbina/ Sumarium  

Para Oliveros la población necesita cada vez más efectivo para hacer los mismos pagos que hacía antes. Con el aumento de precios, crece el requerimiento de más billetes para ejecutar cualquier transacción, explicó.

“Si hace unos meses necesitabas 2.000 y 3.000 bolívares para tener en casa y cubrir algunos gastos, ahora necesitas el doble o triple, la demanda ha aumentado por el tema inflacionario”, precisó.

Además, aseguró que algunos comercios no están aceptando pagos a través de tarjetas y están exigiendo efectivo a sus clientes, “para cobrar rápido y de esta manera protegerse de la inflación”.

Esta es para Oliveros la principal razón de que los cajeros se estén quedando vacíos rápidamente.

Si hace unos meses necesitabas 2.000 y 3.000 bolívares para tener en casa y cubrir algunos gastos, ahora necesitas el doble o triple

AUSENCIA DE BILLETES DE ALTA DENOMINACIÓN

En la prensa nacional se han publicado informaciones que hablan de una mayor emisión de billetes de menor denominación que actualmente dominan los retiros por taquilla como por cajeros automáticos, generando todo tipo de quejas, en especial de los adultos mayores que han tenido que cobrar su pensión en billetes de 20 y de 10 bolívares en un país con una delincuencia desbordada.

Luis Oliveros señaló que los bancos tienen problemas con las remesas de efectivo, las agencias están recibiendo menos billetes y menos cantidad de las piezas de 50 y 100 bolívares, lo que dificulta la alimentación de los cajeros.

“Si un cajero se alimenta con billetes de una denominación baja, estos se acaban más rápido (…) Por otro lado, está el tema de la inseguridad, salir hoy a la calle con una paca de dinero es todo un riesgo”, dijo el economista.

Para Oliveros la emisión de una mayor cantidad de billetes de baja denominación pareciera ser una decisión política del Gobierno, aunque también agregó que hay problemas de escasez de los billetes de alta denominación, según denuncias.

En los últimos meses en los estados Táchira y Zulia se ha denunciado que en Colombia se están comprando los billetes de 100 y 50 bolívares, para luego vendérselos a los colombianos que cruzan la frontera para adquirir bienes y productos que nunca podrían comprar con los salarios en su país, y para eso necesitan bolívares.

El vendedor de los billetes recibe un porcentaje por cada pieza “muy sustancioso”. “Si tú llevas billetes de Bs. 100 a la frontera, obtienes una prima de 20 o 30% más de lo que llevas”, comentó Oliveros.

La Superintendencia de Bancos se pronunció sobre estas denuncias e informó que iniciaría una investigación para determinar las redes que están manejando el denominado “bachaqueo” en el país neogranadino con billetes de 100 y 50 bolívares.

De acuerdo con cifras del Banco Central de Venezuela, la cantidad de billetes de 100 bolívares que están en circulación subió 75,8% durante 2014, para alcanzar 1.490 millones de piezas al cierre de diciembre, lo que representa el mayor aumento interanual desde que en 2008 entró en circulación con apenas 42,9 millones de piezas.

FALTA DE ACTUALIZACIÓN DEL CONO MONETARIO

Dándole lecturas políticas a las decisiones que tienen que tomarse, el Gobierno nos está entrampando más en la crisis económica

Luis Oliveros señaló que con una inflación creciente urge que el Banco Central de Venezuela (BCV) emita billetes de más alta denominación, al menos de 500 y 1.000 bolívares, por ejemplo, que existieron en el país hasta 2007 y desaparecieron con la reconversión monetaria decretada por el presidente fallecido Hugo Chávez.

“Desde hace rato el BCV debió emitir billetes de mayor valor, esto no sólo ayudaría a solucionar el problema sino que favorecería mucho el problema transaccional que está padeciendo Venezuela. Por ejemplo, si yo tengo que hacer un pago de 1.000 bolívares, si tengo la suerte de tener billetes de cien utilizaría diez billetes, una paca importante, mientras que si sacan billetes de alta denominación podríamos hablar de dos billetes solamente y esto en materia de inseguridad es mucho mejor”, indicó Oliveros.

El economista no cree que el BCV decida actualizar el cono monetario (familia de billetes y monedas) por no reconocer la grave inflación que registra el país, que se calcula en tres dígitos y de la cual el ente emisor no ha publicado cifras en lo que va de año, y también por evitar costos políticos en un año electoral.

“De hacerlo, esto sería utilizado por la oposición con fines electorales. Yo veo al Gobierno en una inacción en materia económica hasta las elecciones parlamentarias (…) , dándole lecturas políticas a las decisiones que tienen que tomarse, el Gobierno nos está entrampando más en la crisis económica”, agregó.

Sin embargo, consideró que esas decisiones “podrían generar un beneficio y bienestar mayor que los costos políticos en los que estaría incurriendo en Gobierno”.

CUIDAR EL EFECTIVO

Es recurrente ver cajeros automáticos fuera de servicio, por fallas en el sistema o porque el banco los ha cerrado temporalmente.

“Cajero que se echa a perder, cajero que estará un buen tiempo sin poder arreglarse”, expresó Oliveros, quien señaló que la mayoría de los repuestos para estas máquinas son importados y ante el limitado acceso a las divisas oficiales que han reducido significativamente las importaciones, el arreglo es casi imposible, ni hablar de comprar máquinas nuevas.

Sin embargo, el cierre temporal de algunas máquinas o la decisión de limitar los retiros únicamente para los clientes son parte de algunas medidas que han tomado los bancos para cuidar el efectivo que reciben.

“Los bancos están cuidando el efectivo porque saben que el tema está complicado. Están teniendo problemas con las remesas de efectivo, cada día llega menos a las agencias”, apuntó el economista.

De acuerdo con una fuente cercana al sector, que cita el diario El Universal, la banca pública y privada estarían haciendo seguimiento y análisis a estas dificultades en las mesas técnicas que mantienen con el BCV. También estarían monitoreando la liquidez monetaria, la emisión de billetes y lo que ocurre en el interior del país con la escasez de billetes de alto valor.