Falta de bolsas en los supermercados causa indignación

Los clientes deben ir preparados.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

Hay quienes aprovechan para vender las bolsas en la entrada de los supermercados. Crédito: El Tiempo.

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium) – No solo hay que correr con suerte para encontrar los alimentos que busca en los supermercados, sino que también tiene que ir preparado y llevar o comprar una bolsa porque en la mayoría de los establecimientos no las están dando, en el peor de los casos deberá llevarse el mercado en las manos.

Según la publicación de El Tiempo, Selena Farías cada martes que le corresponde comprar, optó por además de llevar la cédula y su tarjeta de débito, incluir la bolsa. “Tengo que salir con ella, porque ahora no te la dan. Además, gastar 30 bolívares cada vez que salgo a comprar no es rentable. Yo la reciclo y la cuido”, comentó Farías mientras caminaba de Todo Hogar, en Colinas del Neverí de Barcelona hasta Limpiatodo, en la avenida Principal de Lechería, estado Anzoátegui.

Consiguió salsa de tomate de un kilo y cuatro compotas de pera. “Pretendían que me las llevara en la mano, menos mal que fui preparada. Para que me dieran una bolsa en Todo Hogar debía comprar otras cosas, no reguladas. Esta situación es humillante”.

Otros tres clientes de la tienda confirmaron esa información. Una situación similar se observa en los Limpiatodo de Puerto La Cruz y en el Gran Abasto Bicentenario de la avenida Intercomunal.

Mientras que los clientes se molestan porque ya no ofrecen las bolsas como es costumbre, hay quienes aprovechan la situación para montar su negocio y venderlas en la entrada de los supermercados, tal es el caso de Juan de Dios Montilla, quien oferta las “lambada”, empaques de color azul que tienen impresa una pareja de baile y que aguantan 25 kilos. “Yo compro un paquete de 100 bolsas a 2 mil bolívares (a Bs 20 cada una), las vendo a Bs 25, por lo que me gano 500 desde las 5:00 de la mañana hasta las 11:00 am”.

Categoría: Venezuela | Claves: escasez