La familia de Liana Hergueta rompe el silencio

“Solo aspiramos que la dejan descansar en paz”.

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

Crédito: Facebook

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium).- “Solo aspiramos que la dejan descansar en paz”, son las palabras de dolor de la familia de Liana Hergueta, la mujer que apareció descuartizada en Las Palmas, Caracas, no hace menos de un mes.

Lea también: Así confesó su vinculación con el caso Hergueta

El caso, que está “policialmente cerrado”, con tres detenidos -dos autores materiales y uno intelectual- dio un giro inesperado. Los asesinos, según las autoridades venezolanas, eran dirigentes opositores y además habían recibido entrenamiento paramilitar y tenían claras órdenes de perpetrar otros hechos que generaran conmoción nacional.

Esta misma semana, José Pérez Venta, descuartizador confeso de Hergueta, admitió en un interrogatorio que había un plan para matar a Daniela Cabello, hija del presidente del parlamento venezolano. En resumen, el lamentable suceso fue tristemente politizado.

Lea también: Lo que revela la cuenta en Facebook de Pérez Venta

Tenemos mucho miedo, pero mayor es nuestro dolor y horror, estamos en shock. Exigimos protección porque el tema, más que investigado, ha sido politizado”, declaró un pariente de la occisa, quien decidió guardar su identidad.

EL DÍA DEL CRIMEN

Hergueta, confiada, se presentó a la cita que tenía planificada con Pérez Venta en el edificio Isnotú, en pleno centro de Caracas, allí supuestamente iban a hablar de la estafa en dólares que le había hecho Carlos Trejo, ella “quería unir voluntades para recuperar su dinero”.

“Él nunca le entregó los 5 mil dólares que le vendió a principios de año, pese a que ella le efectuó el pago. Hubo una jugada sucia allí, porque una vez que ella hizo el pago en bolívares, a los dos días revisó su cuenta en Estados Unidos y estaba reflejada la transacción en dólares. Luego desapareció. Nadie sabe qué pasó ahí. Eso debe investigarse bien, porque la estafaron y ese era su reclamo”, revelaron las fuentes citadas por El Venezolano de Panamá.

Lea también: Pérez Venta reveló que pagarían USD 500.000 por asesinar a Daniella Cabello

Hergueta, antes de verse con su verdugo envió un mensaje a su hermana señalándole que “algo” le parecía sospechoso. Pasaron las horas, y a su familia se le hizo imposible localizarla.

La hermana de la hoy fallecida, sin imaginar que ya la habían matado, se contactó con Pérez Venta: “La hermana tenía su número de contacto y como sabía de la cita, le escribió preguntándole por ella”.

El criminal “admitió que se habían visto esa tarde, pero solo almorzaron y tomaron café”. Fue tal el descaro de Pérez Venta que supuestamente simuló una conversación con Hergueta por mensajes de PIN donde le agradecía a su víctima por la comida y el café.

“Ella no tomaba café. Intuíamos que algo estaba mal”, indicó uno de los parientes.

Así pasaron las horas, Pérez Venta, acusado de un lado como “patriota cooperante” y otro como “paramilitar”, fingía preocupación escribiéndole a la hermana si su ejecutada ya había aparecido.

LA DESMEMBRÓ

No menos de dos semanas el homicida confesó a las autoridades venezolanas la macabra forma en que asesinó y desmembró a la mujer en un apartamento de Caracas.

“Para su carro en el edificio donde vivo y sube al apartamento. Había acudido yo a un ciudadano que se llama Samuel Angulo para despojarla de sus pertenencias. La ciudadana entra al apartamento y (Samuel Angulo) la mantiene tomada de las manos, yo trato de sostenerla por la espalda, él la suelta, agarra un Taser y ahí la señora se quedó quieta. En lo que se queda quieta se comienza a atarla por las manos y los pies y se sienta en la mesa”, dice Pérez Venta en un audio difundido por el chavismo.

“Y se nos pasó la mano. La toco y estaba fría. Él (Samuel Angulo) me dijo que me quedara tranquilo, que la íbamos a picar, a desmembrar, y que saliéramos tranquilos como si nada que ahí no había pasado nada”, sumó.