Juez admite todas las pruebas en contra de los sobrinos Flores

"La fiscalía tiene un As bajo la manga, cuando arrestaron a los sobrinos, les quitaron la laptop, las tabletas y los teléfonos"

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium).- El juez federal de Nueva York, Paul Crotty, denegó una petición de los sobrinos de Cilia Flores, para desestimar las confesiones que hicieron poco después de su arresto en Haití en un caso de narcotráfico, según reseñó El Nuevo Herald.

En un documento de 24 páginas, Crotty se pronunció en contra de la solicitud de los primos Efraín Campos y Francisco Flores para eliminar sus confesiones y las grabaciones en audio y video, en las que presuntamente entregan un paquete de cocaína y hablan de cómo hacerlo llegar a Estados Unidos.

En la nota firmada por el periodista Franco Ordoñez, dice que el Juez indica que “El agente especial Sandalio González testificó de manera creíble que cada uno de los acusados leyó las formas Miranda en español, que cada uno indicó que entendía y después firmaron. El señor Campo Flores incluso comentó cuando le preguntaron si entendía la forma que él era un abogado”.

“No hay evidencia creíble de que los agentes de la DEA utilizaron coerción mental o física para obtener la dispensa o las declaraciones de los acusados”, escribió Crotty, según un reporte de la agencia Reuters.

El juez también se negó a suprimir las grabaciones de audio hechas en secreto por los dos hombres, que son primos. Sus abogados argumentaron que las grabaciones fueron hechas en forma selectiva para excluir parte de las conversaciones que les son favorables, pero el magistrado no estuvo de acuerdo.

Un abogado de Campo Flores se negó a comentar sobre el fallo, mientras que el de Flores Freitas no pudo ser contactado para hacer comentarios. Un portavoz del fiscal de Manhattan, Preet Bharara, quien está a cargo del caso, declinó referirse al tema.

CITAN A FAMILIARES DE MADURO

Según El Nuevo Herald, la Fiscalía de Nueva York citó a 18 personas en Venezuela que incluyen a varios familiares del presidente de la República, Nicolás Maduro, y de su esposa, Cilia Flores, así como integrantes de la Casa Militar tras recaudar pruebas en los teléfonos celulares y computadoras que cargaban los sobrinos de la pareja presidencial cuando fueron arrestados por narcotráfico en Haití.

Según lo reseñado por el periodista Antonio María Delgado en El Nuevo Herald, fuentes cercanas que hablaron bajo condición de anonimato comentaron que “la fiscalía tiene un As bajo la manga, cuando arrestaron a los sobrinos, les quitaron la laptop, las tabletas y los teléfonos. Y acaban de recibir el informe forense de los laboratorios del FBI”. Los citados fueron convocados a través de correos electrónicos para comparecer frente a la Fiscalía el 21 de octubre, pero en caso que decidan no presentarse serán declarados en desacato y podrían enfrentar sanciones penales y civiles.

A CONTINUACIÓN EL TEXTO COMPLETO ORIGINAL DEL DIARIO “EL NUEVO HERALD”

Un juez federal ha asestado un duro golpe a los sobrinos de la familia presidencial de Venezuela, al dictaminar que sus supuestas confesiones de una transacción mayor de cocaína se podrán presentar durante su juicio.

En un fallo de 2 páginas, el juez de distrito federal Paul Crotty del Distrito Sur de Nueva York falló el miércoles que las confesiones de los primos Efraín Campo y Francisco Flores a agentes de Administración para el Control de Drogas (DEA) han sido tomadas en cumplimiento con las leyes de Estados Unidos. La tía de Campo y Flores está casada con el presidente venezolano Nicolás Maduro.

“[El agente especial] González testificó de modo creíble que cada uno de los acusados leyó los formularios de derechos Miranda en español, cada uno de ellos indicó haber entendido, y luego ambos firmaron”, escribió Crotty en su fallo, refiriéndose al agente de la DEA que recibió las confesiones. “El señor Campo Flores comentó incluso cuando se le preguntó si entendía el formulario que él era abogado”.

El dramático fallo es una victoria significativa para la fiscalía federal, la cual parecía en una posición débil luego de que una audiencia de dos días el mes pasado provocó cuestionamientos sobre si las llamadas confesiones voluntarias habían sido coaccionadas en realidad, y si dos de sus fuentes confidenciales principales eran creíbles.

Campo, de 29 años, y Flores, de 30, han sido encausados por conspiración para entrar de contrabando 800 kilogramos de cocaína a Estados Unidos en este caso de carga política, el cual provoca cuestionamientos sobre el papel de la élite de Venezuela en el contrabando de narcóticos. Se espera que el juicio comience el 7 de noviembre.

La administración de Obama, la cual dijo que el gobierno venezolano ha “fallado de forma demostrable” en cumplir con acuerdos internacionales antinarcóticos, ha aumentado sus medidas en contra de supuestos traficantes en los círculos gobernantes de Venezuela, incluyendo al ministro de justicia venezolano, el general Néstor Reverol.

Maduro ha calificado de “conspiración” los cargos de droga presentados por Estados Unidos. Su esposa, Cilia Flores, es abogada y miembro de la Asamblea Nacional. Ella ha acusado a los agentes del gobierno de Estados Unidos de secuestrar a sus sobrinos.

El fallo del juez Crotty refuerza el caso de la fiscalía, el cual incluye las supuestas confesiones de una compleja conspiración para introducir cocaína de contrabando en Estados Unidos.
De acuerdo con las confesiones, Campo dijo que ellos planeaban conseguir la cocaína de manos de los rebeldes colombianos. Al preguntarles por qué se había involucrado en el asunto, Flores dijo: “Para hacer dinero”, de acuerdo con documentos de la fiscalía. Flores dijo que el acuerdo era por un valor de $5 millones, de los cuales él esperaba recibir $560,000.

“Campo dijo además que él podía haber sacado las drogas del aeropuerto con mucha facilidad gracias a quién él es y al acceso que él tiene al aeropuerto”, escribieron agentes de la DEA en un informe que detallaba la supuesta confesión. El aeropuerto al que se refieren es el Aeropuerto Internacional Simón Bolívar en Maiquetía, en las afueras de Caracas.

Pero en la audiencia de dos días celebrada el mes pasado, los abogados de la defensa revelaron serios problemas de credibilidad en el caso de dos de las fuentes confidenciales clave de la fiscalía, quienes ayudaron a llegar a un acuerdo con los acusados para entrar la cocaína de contrabando. Y la fiscalía federal todavía no tiene pruebas contundentes que vinculen a los sobrinos con la presidencia.

La defensa alegó que las fuentes confidenciales destruyeron pruebas que podían haber ayudado en el caso, incluyendo grabaciones donde ellos explicaban que “no tenían la capacidad ni la habilidad para ejecutar” los planes. Campo y Flores dijeron que habían sido “entruchados” por los informantes, quienes los contrataron para hablarles de un lucrativo negocio de narcóticos, y que los informantes habían dicho que ellos suministrarían los aviones, la cocaína y el comprador.

Con su fallo, el juez Crotty está diciendo en esencia que permitirá que el jurado determine la credibilidad de las confesiones y las grabaciones.

Nadie disputa que la destrucción de evidencia es un cargo serio, escribió Crotty.

“Pero eso no es lo que pasó aquí”, escribió. “Las grabaciones no faltan porque las fuentes confidenciales u otra persona las haya destruido, sino porque nunca fueron hechas”.