Fuerzas Armadas en democracia vs dictadura: el análisis de Sánchez Berzaín

Publicada por: el redaccionsumarium@gmail.com @sumariumcom

Crédito: Carlos Sanchez Berzaín

(Caracas, Venezuela. Redacción Sumarium) – El abogado, politólogo y director del Interamerican Institute for Democracy, Carlos Sánchez Berzaín, analizó este viernes la posición de las Fuerzas Armadas durante la democracia y la dictadura.

“Las Fuerzas Armadas en democracias tienen como esencia el cumplimiento y la defensa de la Constitución, por lo tanto son parte de la institucionalidad democrática y su propio sistema de desempeño y actuación está en el marco de esa institucionalidad, todo se rige en función de los conceptos de legitimidad y legalidad que no es otra cosa que el estado de derecho”, aseveró.

Mientras que en el “régimen del socialismo del siglo XXI” los elementos son totalmente diferente: “Allí tenemos concentración del poder”.

“Ellos (en la dictadura) necesitan unas Fuerzas Armadas que sean obedientes al régimen, que respondan al proyecto político del régimen, que en el caso del socialismo del siglo XXI es autoproclamado antiimperialista (…) ellos suplantan el concepto de estado de derecho por opresión, por eso estos países Ecuador, Bolivia, Nicaragua, Cuba y Venezuela tienen presos políticos y exiliados. El Poder Judicial se convierte en el instrumento principal de persecución política con el objetivo de amedrentar y asustar a la ciudadanía y castigar a los que no han sido obedientes con el régimen”, comentó.

En ese sentido, se refirió a la creación de la escuela militar del Alba donde “todas las Fuerzas Armadas de los países del eje castrista entrenan a sus oficiales en Bolivia”.

Destacó que en el continente hay dos clases de Fuerzas Armadas que “obedecen a las dos Américas que tenemos”: “La América democrática que está fundada en el estado de derecho y la independencia de poderes y hay otra América conformada por la Cuba castrista, Venezuela, Ecuador, Bolivia y Nicaragua donde los gobernantes son indefinidos prácticamente y se manipula el estado de derecho, hay persecución política y no hay libertad de prensa”.

Por otra parte, señaló que el castrismo en Cuba “fue salvado de su período especial y su caída inminente con la llegada de Chávez, el dinero y el petróleo venezolano”.